Ya es hora de que dejes de regalar tu bien más preciado: tu tiempo, a quien no supo ni sabrá valorarlo

Qué duele menos, ¿Estar solo o estar con alguien que nos hace sentir solo?, es el gran dilema que todos en algún momento llegamos a tener, quizás por miedo a la soledad o la ausencia de alguien en nuestras vidas. O simplemente por justificar la indiferencia de la pareja por el amor que le tenemos, no nos imaginamos una vida sin esa persona que está a nuestro lado y es tanto así que llegamos a permitir violencia psicológica dentro de la relación, y se vuelve un círculo vicioso, de “no te valoro pero te pido perdón porque no quiero que me dejes, yo voy a cambiar”

Estos son algunos errores en los que incurrimos cuando estamos enamorados, pero no recibimos lo mismo de la otra persona:

Ser románticos: una cena romántica, un ramo de flores, mensajes de buenos días y buenas noches, cartas llenas de amor, sorpresas van y vienen, con toda la ilusión del mundo, pensando que así lograremos enamorar a esa persona especial, que seguramente no apreciará ni verá como trascendental lo que hagamos por ellos o simplemente pensará que somos demasiado cursis y que en una relación no hay cabida para este tipo de cosas.

Dejar mi vida por vivir la de esa persona: cuantos no hemos pasado por un amor tóxico, que dejamos amigos, familia, compañeros de trabajo por vivir la vida de la pareja, quizás porque a él le desagrada compartir mis cosas y le molesta estar en mi ambiente, nos dedicamos en cuerpo y alma a esa persona, solo vemos y respiramos por la pareja; cuando estamos tan enamorados creemos que nunca esa relación va acabar, pero cuando se da la ruptura, ¿Qué pasa con nosotros?, volvemos a buscar a las viejas amistades o reconocer ante la familia que nos equivocamos y buscamos que nos perdonen el desapego y la lejanía que propiciamos, para que nos apoyen en ese momento de dolor y sufrimiento y lo peor es que se convierte en un círculo vicioso donde terminamos porque nos cansamos de que no nos valoren, ellos vuelven y piden perdón y volvemos a caer y siguen en las mismas, y así pasamos mucho tiempo sin antes darnos cuenta que estamos en una mala relación y que es preciso alejarnos de personas así.

Como seres humanos muchas veces no nos damos el lugar que nos merecemos ante la gente, por miedo a quedarnos solos, permitimos muchas cosas que no deberíamos permitir; pero arriesguémonos a liberarnos, a huir, a salir de ese círculo vicioso con tal de no perder un mal amor, mirémonos a un espejo y démonos cuenta que somos importantes, que no merecemos estar en ese lugar. Pongamos un punto final donde muchos quieren poner puntos suspensivos.

¡O nos quiere ahora, o no nos quieren nunca!, en el mundo hay miles de personas que desearían tener una oportunidad con personas como nosotros.
Así que mis queridos lectores mi invitación esta vez es a no regalar nuestro valioso tiempo a quien no le importa tenerlo, pues el tiempo pasa y es una de las pocas cosas en la vida que no se recupera. Es tiempo de empezar de nuevo, volver a soñar, volver a sonreír en brazos de alguien más, vale la pena intentarlo, nunca nos rindamos y lo más importante es que sepamos muy claramente donde tenemos que estar y a donde nunca debemos volver.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"