¡Ya me cansé! hoy digo basta a vivir complaciendo a los demás

​La mayoría de nosotros hemos sido educados para vivir complaciendo a los demás y creemos que agradar a otros es una de las cosas más importantes, lo cual no es cierto, porque cada uno debe vivir su vida de acuerdo a sus convicciones, sus valores, sus sentimientos, etc., siempre que no se dañe a los demás y siendo responsables de todas las decisiones que tomamos.

​Esta actitud de querer ser complacientes con todos, tiene que ver con que, en el fondo, tenemos miedo al rechazo, a que nos abandonen, a que nos dejen de querer o a que definitivamente, nadie quiera pasar tiempo con nosotros.

​Cuando vives para los demás, el esfuerzo es demasiado para tu mente y para tu cuerpo, llega un momento en que ya no tienes espacio para nada, mucho menos para ti y tus necesidades.

​La libertad implica ir por la vida haciendo lo que uno quiere, pero existe una libertad mayor: NO hacer lo que no quieres. Cuando eres incapaz de negarte a hacer algo, te encadenas a los deseos de los demás, sin importar si es tu pareja, tus hijos, tu jefe o tus padres. Aprender a decir no, es necesario para liberarse de situaciones en las cuales no queremos estar, mucho menos cuando el fin es solo caerle bien a alguien, porque no tiene sentido ni recibes nada a cambio, ni hay reciprocidad entre lo que tú haces por los demás y lo que ellos te dan a cambio.

​Complacer a los demás no te hace mejor persona, no te va a dejar nada significativo en tu vida, sino que al final se vuelve una carga muy pesada, te desgastas física y emocionalmente y la gente a la que, según tú, estás ayudando, cada vez espera más de ti.

​Debes tener claro que lo mejor que puedes hacer por ti es vivir tu vida como tú la decidas, haciendo las cosas que te gustan, trabajando en lo que quieres, ayudando por bondad, no por compromiso. Muchas veces eso significa quedarte en tu casa haciendo lo que te agrada o saliendo con poca gente y dejar de creer que todos son tus amigos y necesitas aceptar todas las invitaciones con tal de no quedar mal.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"