Esposa, madre, y amiga. La verdadera mujer maravilla.

Es cierto, que a pesar de las todavía existentes desigualdades sociales entre hombres y mujeres, con el paso de los años y gracias también a la lucha incansable de un montón de valientes, se han conquistado cotas de igualdad que eran impensables hace tan sólo unas décadas. La sociedad cada vez está más concienciada del valor fundamental y capital de la mujer en todos los ámbitos: familiar, tanto para sus hijos como para su cónyuge, como para su entorno de amistades. Tales circunstancias han puesto de relieve algo que parecía olvidado, y es que la mujer es el pilar fundamental de cualquier sociedad civilizada.

1. Sus derechos

Es necesario empezar reivindicando con visión crítica sus derechos. Históricamente la mujer ha sido relegada a un segundo plano, negándole lo más básico: el derecho al voto. Probablemente el sufragio universal fue la conquista más importante de todas las habidas, ya que logró hacer participe a la mujer de la vida pública, dando paso a una nueva era donde la tutela de los países no era una cosa exclusiva de los hombres. ¡Todo ello además sin olvidar las tareas que la naturaleza había confiado en ellas!

2. Sus deberes

Los derechos son adquiridos en tanto que asumimos nuestros deberes. La mujer como institución ha tenido que asumir históricamente papeles de vital relevancia, pero es ahora cuando la atribución de derechos las ha convertido en supermujeres capaces de desempeñar un montón de tareas de forma frenética y efectiva. La mujer hoy trabaja, cuida del hogar y sus hijos -si decide tenerlos- y además desempeña la función cohesionadora en el hogar que permite que todo esto funcione como un reloj suizo. Es importante señalar la cantidad ingente de tareas a la que se enfrentan para comprender un poco mejor qué y cómo se sienten.

3. La vida laboral

No se lo han puesto nada fácil, de hecho, la incorporación de la mujer al mundo laboral es reciente y aun quedan metas que conquistar, como la igualdad salarial o las continuas y reiteradas ofensas sexistas en el puesto de trabajo, pero eso no les ha supuesto un obstáculo para erigirse como personas tan capacitadas que los hombres. Hoy día la mujer es un valor fundamental en cualquier empresa.

4. La mujer cumple un papel fundamental

La mujer es la encargada de recibir el don más preciado de la humanidad; el don de la vida. Con la llegada de una una nueva vida a la familia la mujer se ve obligada a compaginar su maternidad con el resto de funciones cotidianas. Sin embargo, y aunque a priori pareciera que puede suponer una misión imposible, logra zafarse de los obstáculos con gallardía y arrojo, precisamente el que es necesario para sacar adelante a una familia sin descuidar todo lo demás. Sin lugar a dudas, la maternidad supone la prueba de fuego para cualquier mujer, a la vez que constituye el momento más hermoso de la vida de la pareja.

5. La unión entre ambos sexos

El matrimonio, como la maternidad o el trabajo, es algo que hay que cuidar con esmero, puesto que esa dualidad es precisamente la que dota de apoyo y pilar fundamental al resto de cosas que construyamos a nuestro alrededor. Se trata de construir un núcleo agradable para vivir y poder desarrollarnos como personas. El traer más personas a este mundo y darles amor y contención para que se formen como miembros productivos de la sociedad.

6. La vida social

¡La amistad es fundamental para la felicidad! O eso dicen los estudios. Es cierto que a veces tendemos a descuidar nuestras amistades en pos del trabajo o el matrimonio, pero es también un aspecto prioritario en la vida de las personas que debería ocupar un espacio tan grande como el resto de aspectos. Es fundamental que podamos relacionarnos con otras personas para poder desarrollar habilidades sociales y crecer como personas, si no se corre el riesgo de enclaustrarse y caer en la monotonía, lo que podría perjudicar al resto de aspectos de nuestra vida.

7. Fuera pensamiento negativos



A veces en la vida es imposible que no sobrevengan pensamientos negativos, debido en parte a la carga de trabajo y el estrés producido por estos tiempos tan frenéticos que vivimos. Hay que intentar compensar esos pensamientos negativos con positividad ante la adversidad, sólo así conseguiremos generar un buen clima a nuestro alrededor, cosa imprescindible para vivir una vida larga y feliz. No debemos en ningún momento caer en pensamientos recurrentes que nos amarguen la existencia, hay que tener siempre presente la máxima aquella que dice que si algo no tiene solución no merece la pena preocuparse por ello.

8. La actividad física como medicina natural

Hay veces que por más que lo intentamos es imposible desprendernos de ciertos pensamientos calamitosos, pero existe una forma sencilla, rápida y que además de liberarnos esculpirá nuestra figura ayudándonos a reforzar nuestra autoestima. Media hora de ejercicio al día nos ayudará a controlar nuestros temores y a reforzar nuestra visión sobre nosotros mismos, y por si fuera poco también nos ayudará a conciliar mejor el sueño, cosa que a veces llega a resultar complicada si hemos recibido demasiados estímulos durante el día.

9. La nota positiva

La vida es maravillosa y merece la pena ser vivida en cualquiera de sus formas. Ser mujer implica lidiar con realidades ajenas a veces agotadoras, pero no es menos cierto que también supone un privilegio natural tener la posibilidad de expandir las capacidades propias a tantos niveles. Es conocido desde hace muchos años que la inteligencia emocional de la mujer supera con creces a la del hombre, lo que la permite vivir situaciones muy intensas en todos los ámbitos: familiar, laboral y maternal. Tener este privilegio implica sentir también la injusticia y el dolor de los demás de forma más intensa, casi como propia.

10. Al final de todo…

Ser mujer en esta sociedad del siglo 21 requiere de ella mayor energía, energía que se torna positiva cada vez que a la mujer se le otorga mayor preponderancia en la evolución de la familia, del trabajo, y dentro del propio circulo de amistades. Ser mujer es algo excepcional: es ser madre, esposa y amiga.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"