Una princesa con prohibiciones: lo que Meghan Markle ya NO puede hacer

Como si de un cuento de hadas se tratase, la actriz estadounidense Meghan Markle conoció a un príncipe y se casó con él.

Sin embargo, este paso de plebeya a princesa, no es algo fácil, ya que le han impuesto una serie de limitaciones.

Los NO

El pasado 19 de mayo, Meghan y Harry dieron el sí en la capilla de St. George del Castillo de Windsor, convirtiéndose la norteamericana en la Duquesa de Sussex.

Desde que asumió su lugar en la familia real británica, ella debió realizar numerosos cambios en su vida, que ya nunca volverá a ser lo que fue, obligada por los rígidos e inmutables protocolos que rigen la vida de todos los miembros de la dinastía.

La exactriz recibió numerosas clases particulares para aprender lasestrictas normas, lo que no ha evitados que en algunos actos públicos cometiera errores, que fueron ampliamente difundidos por la prensa.

Estos son algunos cambios a los que Meghan debió someterse.

1 Lo primero es lo primero: como dijimos más arriba ya no es Meghan, porque luego de la boda real recibió el título de Duquesa de Sussex.

2 Actriz, nunca más: Meghan tenía una ascendente carrera como actriz en el cine y la televisión. El rol por el que llegó a la consideración de gran público fue el de una abogada en la serie Suits.

Eso ya pertenece al pasado, porque se considera que el rol una princesa es incompatible con un set de grabación.

3 No más muestras de afecto en público: hace algunos días se viralizó un video, donde se vio al príncipe Harry rechazando un gesto cariñoso de su esposa. Esto ocurrió en un evento público, en compañía de la reina Isabel de Inglaterra. El rechazo del príncipe no es por falta de amor: en realidad, estas muestras de afecto no está bien visto en el entorno rea, excepto si se trata de una boda.

4 Decisiones Políticas: Como miembro de la familia real, la Duquesa de Sussex ya no podrá tomar posiciones políticas y mucho menos expresarlas en público. Tampoco tiene permitido el voto.

5 El vestuario: es uno de los más aspectos más llamativos en el protocolo real, con una enorme serie de reglas y restricciones. Junto con su nombre, Meghan debió decir “adiós” a las minifaldas, los tops o las prendas estilo Hollywood. Ahora deberá vestir marcasbritánicas, olvidarse de los escotes y apelar a las faldas por debajo de la rodilla y colores neutros. Otro aspecto importante son las medias: ninguna mujer de la familia real puede aparecer en público sin medias color nude.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"