Una pareja denunció a su hijo de 30 años porque no quiere irse de la casa

Insólito: el joven no tiene trabajo, no paga nada ni ayuda en tareas del hogar.

Un juez de Nueva York ordenó a un hombre de 30 años que se mude de la casa de sus padres, luego de que la pareja intentó y fracasó durante meses para lograr que su hijo se valiera por sus propios medios y viviera en otro lugar.

La insólita situación, hasta normal en algunas familias, llegó al extremo para estos padres, quienes decidieron llevar a su propio hijo ante la Justicia.

La audiencia se realizó el martes 22 de mayo y duró sólo media hora: el juez del Tribunal Supremo del estado de Nueva York, Donald Greenwood, falló a favor de los progenitores, Mark y Christina Rotondo de Camillus.

Según declaró la pareja ante la Justicia, Michael, el muchacho en cuestión, no tiene trabajo, no quiere ayudar en la casa a hacer tareas simples, ni tampoco quiere aportar económicamente. Los padres indicaron que hace ocho años presionan para que el hijo se vaya.
Según el New York Times, el mayor problema de los padres es que le han pedido a su hijo de 30 años, que ayude con las actividades del hogar, o a pagar el arriendo y Rotondo no lo ha hecho.

Los padres, Mark y Christina Rotondo, le dieron un ultimátum para que se fuera de la casa en marzo, hasta le ofrecieron US$ 1.100 para que se independizara y este no aceptó la propuesta.
Debido a tal situación, los Rotondo presentaron su caso ante la Corte Suprema del condado de Onondaga, cerca de Syracuse, Nueva York, el 7 de mayo, y en una audiencia celebrada este martes, Michael argumentó que no le habían notificado que se fuera con la suficiente antelación y que necesitaba un plazo mínimo de seis meses, pese que le habían hecho llegar cinco cartas avisando del desalojo.

El hecho se hizo público mediante las cartas que los Rotundo le escribían a su hijo Michael, donde entre otras cosas le pedían que buscara un trabajo.
“Michael, después de una conversación con tu madre, hemos decidido que debes irte de esta casa inmediatamente. Tienes 14 días para desalojar. No se te permitirá regresar. Tomaremos todas las medidas necesarias para hacer cumplir esta decisión”, asegura una carta del pasado 2 de febrero que además fue presentada ante el Tribunal Supremo del condado de Onondaga.
“Hay trabajos disponibles, incluso para aquellos con un historial de trabajo pobre como tú… consigue uno ¡tienes que trabajar!”, dice otra carta fechada el 18 de febrero.

“Estoy indignado”, dijo el joven ante el diario Daily Mail a la salida de la Corte. Y cuestionó duramente la decisión de sus padres. Dijo que ellos tomaron esa medida porque él es un “millennial liberal” y ellos son conservadores. “Lo que hicieron es vengativo”, declaró.

También desmintió que le hagan la comida o que le laven la ropa. Y que no hay sustento legal para obligarlo a contribuir en forma económica. Además, dijo que apelará la decisión judicial y resistirá la orden de “desalojo”.
Alguna vez Michael tuvo trabajo, pero no le fue bien. Según se indicó en la Justicia, fue despedido de “Best Buy”, una cadena de venta de tecnología, porque no podía trabajar los sábados.

El juez que revisó el caso calificó de “indignante” la demanda interpuesta por los propios padres del hombre, quienes lo instan a trabajar. El acusado asegura que tenía derecho a vivir otros seis meses a costa de ellos.
Finalmente, el juez emitió un orden de desalojo para Rotondo, quien calificó de “escandalosa” la decisión


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"