Una mujer adopta al bebé de otra después de conocerse en un avión.

La vida de Samantha Snipes cambió de rumbo en 2016 cuando se enteró de que estaba embarazada de su abusivo novio a los 24 años de edad. Pensó que con el embarazo la situación mejoraría, sin embargo, no fue así y cuando volvió la violencia física ella decidió marcharse. Por azares de la vida conoce a una mujer llamada Temple, ahora, dice que un encuentro fortuito resultó ser la “luz al final del túnel” que necesitaba para salvarse ella misma y a su hijo.

Tenía 3 meses de embarazo y estaba muy asustada de su novio después de que finalmente obtuvo la fuerza para abandonar su relación abusiva, esa misma noche voló a casa de su madre en Arkansas, Estados Unidos. “Me encontré en un lugar muy oscuro y solitario mentalmente”, dice Snipes. “Sabía que amaba esta vida dentro de mí, pero no me amaba ni a mí misma ni al lugar en el que me encontraba en ese momento. Amaba a [mi hijo] mucho y es por eso que sabía que se merecía algo mejor”.

En un principio consideró brevemente el aborto, antes de decidirse por la adopción.

A las 12 semanas de embarazo, Snipes huyó a la casa de su madre en Arkansas, donde pasó meses estresada y deprimida mientras luchaba por planificar un futuro para ella y para su bebé por nacer. Su madre se ofreció a criar a la niña, pero Snipes dice que sabía que eso no sería lo mejor.

Mientras buscaba agencias de adopción, se sentía desanimada al tratar de imaginar un lugar donde su bebe pudiera crecer querido.


Pronto, la confusión de Snipes se convirtió en claridad mientras Samantha jugaba “League of Legends” comenzó a platicar con un hombre de Carolina del Norte y entablaron una relación. Ella tenía 8 meses de embarazo cuando decidieron conocerse, por lo que decidió volar al otro estado a conocerlo.


Ella terminó perdiendo su vuelo de conexión durante el viaje y, después de reservar otro, se encontró sentada en un avión a lado de una mujer llamada Temple Phipps; se volvieron amigas de inmediato.

Terminé perdiendo mi vuelo (de conexión); no tenía idea de que era por una buena razón. Siempre hay un plan, un gran plan, aunque nosotros no lo entendamos exactamente en el momento. Aquí es donde la luz comienza a irradiar.

“Ella era muy acogedora, burbujeante y dulce. Ella era exactamente la persona que necesitaba conocer en ese momento cuando estaba aterrorizada, asustada y sola “, le dice el ahora de 25 años a PEOPLE of Phipps. “Ninguno de nosotras debería haber estado en ese avión. Estaba tan ansiosa por conocer a mi novio y aterrorizada de no tener un plan para mi hijo. Se sintió como una amiga de toda la vida después de unos minutos de hablar “.

“Pasó de ser un completo extraña a sentirse como una persona que conocí toda mi vida”, agrega Snipes sobre el encuentro al azar.

Las dos mujeres pasaron aproximadamente una hora en el avión hablando, riendo, llorando y compartiendo historias. Snipes le contó a Phipps todo sobre sus luchas pasadas, y Phipps, que es soltera, le expresó a Snipes que siempre había deseado tener hijos.

Cuando el avión aterrizó en Carolina del Norte, Las dos se separaron con Phipps regresando a su casa de Carolina del Norte y Snipes reuniéndose con su novio. Ambas intercambiaron números telefónicos. Temple sabía que Samantha no conocía a nadie más en el área, así que le dijo que la llamara si tenía algún problema, si necesitaba algo o si quería hablar más sobre el tema de adopción.Sin embargo, inesperadamente Snipes terminó yendo a trabajo de parto durante el viaje, justo 3 días después, unas tres semanas antes de lo previsto dando a luz a un saludable bebé. Ella dice que aunque su novio fue solidario, ella quería llamar a Phipps desesperadamente.

Snipes primero compartió su historia con Love What Matters , escribiendo: “Llamé a Temple y le pregunté si podía venir a verme. Le dije que tenía un bebé y que necesitaba a alguien con quien hablar. Ella estuvo de acuerdo en venir a verme y hacerme compañía “. Mientras ella lo cargaba y lo alimentaba con una botella, Samantha supo que era la persona adecuada para adoptarla.

Le preguntó si quería adoptarla y entre lágrimas y sorprendida Temple aceptó.

Phipps, de 42 años, estuvo de acuerdo y, aproximadamente dos semanas después, pudo llevar a Vaughn a casa como si fuera suya.

“Es increíble. A veces me siento y las miro juntas y creo que estaban destinadas el uno para el otro “, dice Snipes. “Estaba destinada a conocerme, debía ser su madre. Es lo más hermoso “.

Y Phipps incluso ha servido como una figura materna para Snipes. Se mudó a Carolina del Norte para estar cerca de Phipps y Vaughn y lo que comenzó como una reunión casual ha resultado en una “relación fuerte y hermosa”, agrega Snipes.

Ahora, las mujeres, que planean escribir un libro juntas sobre su viaje, viven a una hora de distancia y hablan a diario. Snipes, que vive con su novio, dice que Phipps la ayudó a ponerse de pie y que ambas mujeres están agradecidas por el encuentro al azar.

“No solo estamos unidos por Vaughn, sino que también tenemos una verdadera amistad”, dice Phipps. “La vida como madre de Vaughn es increíble. Estaba destinada a ser mi hija y llena mi corazón y mi casa con tanto amor y alegría. Estoy agradecida todos los días y nunca tomo este regalo por sentado. Estoy segura de que cuando Vaughn se entere de su viaje hacia mí comprenderá la opción desinteresada y valiente que Samantha hizo para asegurarse de que tiene una vida hermosa “.

Samantha decidió compartir su historia con el fin de dar esperanza a otras mujeres que estén pasando por momentos difíciles.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"