Una conducta que puede lastimar a tu bebé PARA SIEMPRE

El llanto es la única manera que tiene un bebé de comunicarse, pero el inconveniente es que muchas veces no sabemos entender ese mensaje.

En ocasiones esto lleva a una conducta que puede lastimarlo en forma irreversible.

Frágiles

Es una obviedad decirlo, pero los bebés y niños pequeños son frágiles y sus cuerpos están aún en formación.

Cuando lloran, los padres o encargados pueden sentir desesperación por no entender qué está pasando y perder la paciencia y a veces, llegan a zarandearlo, algo que puede causar un daño irreversible en la criatura.

Lo más grave, es que apenas unos segundos son suficientes para lastimar a un niño.

Las lesiones que pueden producirse se agrupan bajo un nombre: síndrome del niño zarandeadoo sacudido.

Frecuente

Cuando agitamos a un bebé, podemos llegar a dañarlo en forma irreversible.

El síndrome del niño zarandeado comprende el conjunto de lesiones cerebrales que se producen al agitar bruscamente al pequeño. Puede producir secuelas graves e incluso la muerte, debido a la frágil anatomía del niño.

En Estados Unidos, es la principal causa de fallecimiento de bebés menores de un año, luego de un comportamiento agresivo.

Por su lado, la Asociación Española de Pediatría considera a este síndrome como relativamente frecuente, existiendo entre 20 y 25 casos por cada 100.000 niños menores de dos años en todo el mundo; en España, se calcula que unos 100 bebés lo sufren cada año, de los más de 450.000 que nacen cada año.

Este síndrome se produce con más frecuencia entre los bebés de seis a ocho semanas, que es cuando llora de manera más descontrolada, aunque se puede dar hasta los cinco años.

Enojo o desesperación

Cuando el bebé llora en forma prolongada, puede provocar la frustración y el enojo del cuidador, que finalmente zarandea al niño.

Otra causa se origina en una buena intención, como un intento de reanimarlo ante algo que su padre, madre o cuidador entiende como amenazante para su vida (un espasmo del sollozo, un atragantamiento, un ataque de tos, etc).


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"