Una actriz vivió por décadas en este apartamento de Nueva York por 28 dólares al mes.

La ciudad de Nueva York es muy costosa. Pero hasta marzo de este año, una mujer tuvo la suerte de ocupar un apartamento de dos habitaciones en Greenwich Village, uno de los barrios más codiciados de la ciudad, por el asombroso alquiler de $28,43 dólares al mes.

Sí, veintiocho dólares. Eso no es un error.

Patricia O’Grady se mudó a Nueva York en 1955 para seguir una carrera como actriz. Ella y tres amigas encontraron un modesto apartamento de 2 dormitorios en el último piso de un edificio comercial de cuatro pisos y uso mixto.

Fue un trato bastante bueno. A cambio de barrer los pasillos y mantener el edificio ordenado, pagaron 16 por mes en alquiler.

Pasaron los años y sus compañeras de cuarto eventualmente se mudaron, pero O’Grady se quedó. Y se quedó. ¿Y por qué no? Durante unos 60 años, su departamento de renta controlada siguió siendo increíblemente económico.

En marzo, O’Grady estaba dando un paseo cerca de su casa cuando fue atropellada por un automóvil y murió. Tenía 84 años. Con su muerte, las noticias sobre la actriz de Greenwich Village dy su departamento de renta controlada comenzaron a extenderse.

“Quiero ver eso en papel. No parece posible”, dijo a CNN Gary Nurenberg, un agente de bienes raíces que se especializa en el centro de Manhattan. “Acabo de alquilar uno (de 2 dormitorios) no hace mucho tiempo en esa área por alrededor de 5.000”, agregó. “Pueden llegar a 7.000, dependiendo del tamaño de las habitaciones”.

Una ganga
El dueño más reciente del apartamento O’Grady fue Adam Pomerantz, quien le dijo a CNN que compró el edificio en 2002 y se sorprendió al saber que uno de sus inquilinos estaba pagando un alquiler tan bajo.

El dueño anterior había fallecido varios años antes y el albacea de la propiedad le dijo a Pomerantz que nunca había recaudado el alquiler de O’Grady porque le gustaba mucho y que los dos eran grandes amigos.

Cuando Pomrenatz compró la propiedad, O’Grady estaba pagando 26,45 dólares por mes. Él investigó si esto era legal y su abogado le aconsejó que era por las leyes de estabilización de rentas, pero que podía aumentar su alquiler 1,98 dólares por mes.

Le preguntó a O’Grady si consideraría mudarse y ella respondió: “No, no lo haría. Y por favor no me pregunte nuevamente, Sr. Pomerantz”.

Él nunca lo hizo.

Pomerantz elevó el alquiler de O’Grady por esa cantidad y podría haberlo aumentado más cada año según la ley. Pero eligió no hacerlo ya que los dos se hicieron amigos.



“Ella era simplemente una mujer muy amable. Era cliente de mi tienda”, dijo Pomerantz, propietaria de Murray’s Bagels en el edificio contiguo. “En general, ella era simplemente una maravillosa inquilina”.
Fuente: cnn.com


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"