Un sobrino cambia te cambia la vida: no es un hijo, pero es parte de tu corazón

A menudo se dice que “un niño cambia la vida”, y nada es más cierto que eso, con la llegada de un nuevo ser vivo, tan pequeño y necesitado de cuidado y amor, las cosas nunca serán como antes.

Esta afirmación es tan cierta que concierne no solo a los padres, sino también a sus hermanos y hermanas, que a partir de ese momento se convierten en “tíos”.

Un estado de pura alegría, podríamos decir, porque los tíos tienen la ventaja de poder disfrutar de la mejor parte de un niño: juegos, mimos y mucho amor.

Pero lo que no sospechan es cuánto este pequeño sobrino transformará su propia existencia, exactamente en estos (y otros) 7 puntos

1. La relación con la hermana / hermano, padre del sobrino, se fortalece.

La llegada de un nuevo miembro cariñoso de la familia acerca a todos los demás, y al hacerlo, se reúnen y se unen más que antes. De esa manera, no solo puedes ser bendecido con el bebé, sino que también puedes ayudar a los padres agotados, lo que fortalecerá los lazos entre tú y ellos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"