Un padre finge ser su hija de 11 años y da una paliza al hombre que la acosaba

El padre acordó un encuentro con el hombre de 29 años que acosaba a su hija por chat. Lo denunció, pero quedó libre.
El hombre, de un barrio de Buenos Aires, llamó después a la Policía y colgó las imágenes en Facebook.

Un argentino padre de una niña de 11 años consiguió engañar a un hombre de 29 años que se dedicaba a acosar a la menor por WhatsApp con mensajes sexuales. Se hizo pasar por la menor para quedar con él, le dio una paliza, avisó a la policía y colgó las imágenes en Facebook. Lo explica el diaro Clarín.

Según esta información, el acosador le enviaba fotos de su pene y pedía a la joven que le mandara fotos desnuda. Su progenitor decidió entonces seguirle el juego, simular ser la niña y concertar una cita para tener un encuentro sexual.

Según la prensa argentina, el encuentro tuvo lugar en el barrio de Villa Crespo, en Buenos Aires, donde el padre, Walter Martín Rodríguez, que contaba con imágenes del acosador, descubrió los chats y decidió tomar cartas en el asunto y hacerse pasar por su hija al concretar un encuentro.

“Les decís que vas a ver a una amiga, yo soy de Palermo capital”. De esa manera un hombre de 29 años intentó engañar a la nena de 11 para poder encontrarse con ella en la calle. Pero el padre de la menor se enteró, se hizo pasar por su hija, acordó un encuentro para tenderle una trampa y cuando se vieron lo golpeó. lo esperó en una esquina durante 20 minutos hasta que apareció y le dio una paliza.

Desde hace tiempo, Germán Acosta, de 29 años, hostigaba a la nena con mensajes de contenido sexual: le enviaba fotos desnudo y le pedía a la chica que también le enviara fotos. Por lo que se pudo saber de las imágenes del chat que se conocieron, hasta se puso contento cuando la nena (que en realidad era el papá) le dijo que era virgen: “Que bueno”, respondió.
Para poder ubicarlo, el padre le siguió el juego por WhatsApp hasta que el acosador le propuso verse en persona para -posiblemente- tener un encuentro sexual. La cita fue en el barrio de Villa Crespo, en la esquina de Corrientes y Juan B. Justo.

“Primero me dijo que vaya a su casa y me pasó la dirección, después que a su casa no podíamos ir porque estaba su mamá y que nos veamos en la esquina de la concesionaria de autos”, contó Walter Rodríguez, el padre de la niña.

Allí Rodríguez, que tenía las fotos del acosador en su celular, lo esperó durante 20 minutos. Cuando Acosta llegó, lo identificó, lo escrachó, lo golpeó y luego llamó a la policía.Los primeros en intervenir fueron los policías de la comisaría 27. Al padre de la menor le abrieron un acta por lesiones, mientras que al hostigador le abrieron una causa por  el delito de grooming (ciberacoso a menores).”Esta gente no se arrepiente, ahora me enteré por vecinos de la cuadra de él de otros casos”, contó en diálogo con TN Walter Rodríguez, papá de la nena de 11 años.

“Él sabía que mi nena tiene 11 años, a cada rato se lo decía y me contestaba que no importaba”, contó luego.

“Yo declaré ante la Justicia, conté todo cómo fue, presenté las capturas de pantalla, lo que le mandaba a mi nena. No entiendo por qué lo dejaron suelto, una persona así no se merece estar suelto. Quiero que lo encuentren, porque sé que está suelto”, añadió el papá.

Ahora el caso lo sigue el juzgado 23 quien todavía no dispuso medida alguna respecto a los imputados. De hecho, según trascendió, hoy más temprano salió la madre del hombre para hablar fuera de cámara con los medios que esperaban en la puerta de su casa y dijo que su hijo está a disposición de la Justicia, pero que hasta ahora no recibió ningún llamado para presentarse en tribunales.
Según la prensa argentina, tras prestar declaración los dos quedaron en libertad a la espera de que la Justicia decida.

Te contamos que es  el grooming
La llegada de Internet abrió las puertas a la comunicación instantánea, a la creación de redes sociales, foros, lugares de intercambio en la Red, etcétera. Con sus pros y sus contras. Siempre se pone el acento en las facilidades que han traído las tres W pero, ¿qué consecuencias negativas ha podido tener? Te explicamos qué es el “grooming”.

El término proviene del inglés “groom” que significa acicalar o cepillar en caso de animales. Sin embargo, según la definición de Wikipedia (la Real Academia Española todavía no ha incluido el término en su diccionario), el “grooming” es “un nuevo tipo de problema relativo a la seguridad de los menores en Internet, consistente en acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual”.

Se trata de un problema cada vez más acuciante y que ya ha puesto en guardia tanto a la policía como a distintas asociaciones. Las principales dificultades para atajarlo y terminar con él son el anonimato de los delincuentes, la inocencia de los menores y la fácil accesibilidad de Internet. Y es que, a diferencia del ciberacoso, en el “grooming” “el acosador es un adulto y existe una intención sexual” explican desde la Fundación Alia2, cuyo objetivo es la lucha contra la pornografía infantil en Internet y el ciberacoso.

En realidad, apuntan desde la fundación, no se trata de nuevos delitos, sino de antiguas formas de abuso de menores que se han readaptado a los nuevos tiempos y al anonimato de la Red. De hecho, explican, “a pesar de que estas situaciones comienzan en la red, con frecuencia suelen trascender al mundo físico, derivando en delitos tales como el tráfico de pornografía infantil o el abuso físico a menores”.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"