Un padre de pensión no tiene derecho a reclamar ni opinar nada.

Todos somos diferentes en muchos aspectos y la forma en que se crían a los hijos no es la excepción. Hay hombres muy responsables y buenos padres y están oros que no están ni cerca de serlo, algunos al no estar con la madre de sus hijos pueden darse sus lujos.

Salir los fines de semana, llegar a la hora que quieren, pagar la pensión de los niños cuando les dé la gana o cuando se acuerdan, pueden dormir sin tener que levantarse a cada momento, pueden acostarse con la mujer que quieran cuando quieran, no tienen que madrugar para llevar a los niños a la escuela, no tienen que romper noches en un hospital cuando se enferman, ni tienen que llegar cansados del trabajo para atender la casa, los hijos y todo lo demás.

Este tipo de hombres son malos padres, porque se sienten de lo mejor al no asumir la responsabilidad del cuidado de los hijos, hombres egoístas que no toman en cuenta las necesidades de las mujeres que son las que lidian completamente con los hijos.

Y no conformes con eso juzgan y se creen mejores aun sabiendo todo lo que hacen mal. Son “padres grandiosos” porque siempre están ausentes, pero ella es una “horrible madre” porque un fin de semana salió a despejar su mente o es una “mala madre y una cualquiera” únicamente porque decidió darse la oportunidad con alguien más e intentar ser feliz.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"