Un filipino descubre que una piedra que tenía era la perla más grande del mundo

La familia de Abraham Reyes poseía desde hace 60 años un pedrusco sin tener la menor idea de que su valor rondaba los 80 millones de euros.

Ellos sin saber su verdadero valor, simplemente la tenían guardada como un simple y rocoso recuerdo más del abuelo de Abraham.

Esto es lo que ha pasado en Filipinas a la familia de Abraham Reyes, sorprendida de pronto por un descubrimiento que cambiará para siempre sus vidas después de haber custodiado la preciada pieza durante 60 años.

Al final ha resultado que tenían en sus manos sin saberlo cerca de 80 millones de euros, según publica ‘es.gizmodo.com’.

Su origen en la familia se dio cuando el abuelo de Abraham Reyes compró una almeja gigante a un pescador en Camiguin (una pequeña isla ubicada al sureste de Manila), para obsequiarla como regalo a la tía de Abraham.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"