¿Un día difícil? 15 consejos para animar a tu pareja.

Problemas laborales, complicaciones económicas o financieras, malas noticias, conflictos familiares, el tránsito, se rompió el celular: muchas cosas son las que pueden causar un “mal día” a tu pareja.

En estos casos, suelen aparecer el malhumor, el hastío y hasta una especie de cansancio extremos, que es más mental que físico.

A cualquiera

Nadie está a salvo de los inconvenientes y en ocasiones, nos afectan negativamente. Lo ideal es siempre enfrentarlos de manera constructiva, pero a veces nos vencen.

Si tu pareja tuvo uno de esos días que más vale olvidar, tú puedes hacer mucho para ayudarle. Estos son algunos consejos que te serán muy útiles.

1 Escúchalo, puede ser en silencio o animándolo con frases cortas. Lo importante en estos casos es no presionar, porque las personas reaccionan diferente. Hablar de las cosas que nos tiene mal es normalmente una buena manera de enfrentar los problemas, liberarnos de las cargas negativas y combatir el estrés. Siéntate junto a él y dile que comience desde el principio, mostrando interés.

2 El sexo puede resultar un buen “antídoto”, especialmente si puedes atender sus gustos y cumplir alguna de sus fantasías. Sorpréndelo tomando tú la iniciativa.

3 La comida es otra manera muy efectiva de enfrentar un mal momento y mucho más si lo agasajas con su preferida. Sabrás el dicho que reza “barriga llena, corazón contento” y es algo que encierra una gran verdad. Si tu pareja está bajoneada por algún motivo, una buena estrategia es atenderle en sus pequeños gustos culinarios… y si es una comida preparada con tus manos, mejor aún.

4 En todo momento, él debe sentir cuánto le quieres y loespecial que es para ti. Probablemente no soluciones sus problemas, pero indudablemente se sentirá mucho mejor.

5 A veces, cuando estamos sumidos en un problema o una situación especial, no tenemos una visión completa de la situación. Analiza lo que está ocurriendo y pon las cosas en el contexto adecuado, muchas veces aparecen expresiones como “todo me sale mal”, “no sirvo para nada” o “no tengo salida”. Hazle escuchar que todo está bien, que mejorará, que te tiene a ti. Entre los dos, podrán encontrar la solución al momento.

6 En el punto anterior hablamos de poner en contexto el problema, lo que no significa de ninguna manera minimizarlo o desestimarlo. Expresiones como “estás exagerando” o “no ha de ser como estás diciendo”, pueden llevar a que él se cierre o a discusiones. Cada quien percibe las situaciones de una manera única, de acuerdo a sus circunstancias, a la forma que lo ha hecho hasta ahora, a su historia personal, a su educación, etc y no es una buena estrategia cuestionar todo eso. Enfócate en sus sentimientos y apóyalo en todo momento.

7 El afecto es el mejor remedio para los malos momentos. Los besos, los mimos, las caricias, los abrazos, son una buena manera de enfrentar las circunstancias adversas. La clave en estos casos es “no asfixiarlo”, respetar sus tiempos y su estilo para que no se ves avasallado.

8 Una salida a tomar un café o simplemente caminar puede sr una buena manera de enfrentar un mal momento. El solo hecho de estar con otras personas y respirar aire fresco puede impactar positivamente en su estado de ánimo, haciendo que se sienta menos solo.

9 Anímalo a hacer ejercicio juntos, así se activarán las endorfinas de él y se sentirá mucho mejor de ánimo. ayudarlo a salir con más frecuencia. Incluso ir al gimnasio juntos por media hora podría tener un impacto significativo en su estado de ánimo.

10 Hagan algo diferente, salgan a algún lugar, miren una película divertida, programen una salida diferente para el fin de semana. Una buena variante de esto es sorprenderlo con una velada mirando su película preferida de su infancia o adolescencia.

11 Si él prefiere estar solo, respeta ese sentimiento. Es lógico que quieras hacer todo lo que puedas para animarlo y que se sienta mejor, pero lo mejor que puedes hacer es entenderlo y darle un tiempo a solas, si es lo que él necesita, porque no todas las personas reaccionan igual en estas circunstancias. Nunca presiones para que haga algo, de lo contrario, podrías empeorar las cosas.

12 El silencio puede ser tan sanador como las palabras, pero la cuestión es que puedas diferenciar un momento de otro y que conozcas tanto a tu pareja como para saber qué es lo mejor para él.

13 Si tu pareja está mal y todo lo que haces no da resultado, es lógico que te sientas frustrada e incluso que te enojes. Es algo normal y que debes aprender a manejar.

14 Si el problema que enfrenta es grave o que no tiene solución (por ejemplo, la muerte de un ser querido es irreversible, solo resta enfrentar el duelo y superarlo) la palabra clave es “paciencia”.

15 Aunque debes emplear la lógica y el razonamiento para entender la situación, con eso solo puede no bastar, también debes “escuchar con el corazón”

En todos los casos, escucha lo que él realmente quiere decir. Repítelo con tus propias palabras y él sabrá que verdaderamente te preocupas por él y que entiendes la situación que está atravesando. Asegúrate de que terminó de hablar antes de decir algo, no lo interrumpas. No le des consejos si él no te los ha pedido. Míralo a los ojos, es una manera de expresar tu real atención.

Recuerda que cada uno tiene su manera y su tiempo para enfrentar los acontecimientos, por ello es necesario conocerlos y respetarlos.

Si la cosa pasa de ser “un mal día” y se mantiene en el tiempo, puede ser necesario una ayuda profesional para buscar la solución adecuada.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"