Un día amo a mi pareja, otro día ni la quiero ver ¿Es normal? ¿Qué hago?

Cuando estamos en una relación en la cual llevamos bastantes años juntos, lo más probable es que conozcamos bien a nuestra pareja, por lo que tal vez hayamos tenido la oportunidad de aprender a convivir con las virtudes y defectos que tenemos por separado y en pareja. A medida que el tiempo pasa, son pocas las parejas que pueden afianzar la relación. También hay parejas que tienen una cierta inestabilidad, en donde un día están enamorados como siempre y al otro día, en cambio, no quieren saber más de la relación. ¿Es normal sentir esto? ¿Hasta qué punto puede llegar a dañar la relación este sentimiento?

Es verdad que hay algunos días en donde quizás sientas que todo lo que hace tu pareja te molesta, pero si es que esto es demasiado seguido, puede ser que haya de fondo un problema mayor. Para tratar esto está la terapia de pareja, la cual suele ayudar bastante y la terapia individual, la cual puede ser un camino corto y efectivo a la hora de aliviar las sensaciones de pesimismo respecto de la pareja.

Si es que estás dudando de que este sentimiento pueda ser pasajero o no, entonces te invito a continuar leyendo acerca de las actitudes que podrían definir esto:

1) No quieres hacer planes con esa persona.

Si es que te das cuenta de que consciente o inconscientemente intentas no salir con tu pareja, o si es que cada vez que vas a salir con la persona, piensas en que es posible que terminen discutiendo, entonces puede ser que cuando tengas que salir con tu pareja, en lugar de concentrarte en disfrutar de la compañía del otro y relajarte, te encuentras más preocupado por no hacer nada para molestar a tu pareja y por evitar las típicas y desagradables discusiones. Esto es una señal de que tal vez las cosas no vayan tan bien, por lo que te recomendamos tener una conversación con tu pareja, para que veas si es que la relación se puede arreglar.

2) Ya nada te sorprende.

Si es que te sientes aburrido, si sientes que has escuchado las mismas historias una y otra vez, si es que mientras la otra persona habla, sientes que vas adivinando todo lo que va a decir, entonces esto es una mala señal. Si es que además, tampoco te sorprenden las salidas, ni regalos, entonces tal vez sea momento de que te preguntes ¿qué más pueden hacer?

3) Buscas no estar en casa cuando tu pareja llega

Si es que consciente o inconscientemente buscas excusas para no estar en tu casa, ya que no quieres estar con tu pareja, hablando de los mismos temas de siempre, quizás discutiendo por lo mínimo que hagas o incluso, puede ser que estén en un punto en donde cualquier cosa que hagan, causan molestia en el otro.

4) Sólo hablas mal de él con los demás

Le cuentas a los demás acerca de sus defectos, de lo que te ha dicho en las discusiones, cómo te trata, sus conflictos, etc. Pero jamás se te pasa por la mente el hablar de alguna de sus virtudes, ya que tienes una necesidad profunda de compartir con otras personas, cuánto te está afectando la relación y tal vez hasta busques opiniones que afirmen los puntos de vista que tienes con respecto a los conflictos que se forman con tu pareja.

5) Haces el amor por compromiso o costumbre

La mayoría de las veces que decides hacer el amor, sientes que no tienes tantas ganas, realmente te cuesta conectarte con la otra persona o con esa sensación de placer. Tal vez al terminar, piensas en lo lindo que era antes y sientes nostalgia al darte cuenta de que la conexión y pasión que tenían antes, ya no la sientes más.

6) Fantaseas con otra vida, con otra persona

Si es que tienes fantasías acerca de volver a ciertos momentos en donde la relación parecía ir perfectamente, en donde sentiste que tu pareja era la persona ideal con la que realmente querías estar, si es que a menudo sientes nostalgia por cómo te sentías antes en la relación o si es que piensas que sería lindo el volver a enamorarte de nuevo de otra persona, entonces significa que probablemente debas preguntarte, si es que realmente quieres continuar en esta relación.

Si sientes que estas sensaciones te invaden frecuentemente, entonces debes buscar ayuda de un profesional que te ayude con estrategias concretas y específicas a la hora de salvar tu matrimonio. Sobre todo si es que tienen hijos en común y la decisión de separarse no sólo te afectará a ti.

Es verdad que en una relación siempre hay momentos de bajón, de emociones positivas, de indiferencia o aburrimiento. Sea cual sea tu emoción, lo importante es que puedas identificar hasta qué punto pueden éstas estar afectando tu vida y si es que te están o no ayudando a tomar alguna decisión.

Si es que realmente quieres mejorar tu relación, entonces no dejes pasar mucho tiempo e intenta tener las conversaciones necesarias con tu pareja acerca de lo que te está sucediendo, para que en conjunto puedan intentar solucionar las diferencias. También puede ser que durante la conversación te des cuenta que ya no quieres seguir con la relación, entonces lo que te recomiendo es tomar coraje y hacer lo que tienes que hacer.