Tus pies pueden hablar de tu salud

El cuerpo humano normalmente tiene la capacidad de indicarnos cuando algo no está funcionando del todo bien. Puedes tener dolores de cabeza, tos, náuseas, en fin demasiadas señales que nos advierten de que algo malo está sucediendo en nuestro organismo. Sin embargo, si no presentas ningún síntoma, tus pies pueden ayudarte a descifrar en qué condiciones puede estar tu cuerpo, sí, tal vez no lo hayas tenido en cuenta o no lo sepas, pero nuestros pies pueden darnos algunas pistas en nuestro diagnóstico, ya que por medio de ellos, podemos llegar a encontrar señales que nos indiquen algunos problemas de salud.

Por eso es importante que prestes mucha atención a cada cambio en tus pies, ya que podrían ser una señal. Aquí te mostramos cuáles son algunos signos que normalmente se manifiestan y qué significan.

Tener pies sin vellos


Tener pelitos o vellos en la zona de los dedos de los pies es algo normal en las personas, sea hombre o mujer, pero si ves que no tienes pelos o sientes demasiado suave a tus pies, puede que sea por problemas de circulación graves. Generalmente esto puede darse por enfermedades como la arteriosclerosis, que evita que el corazón bombee sangre a todo el cuerpo. En este caso, el corazón toma como prioridad la distribución de sangre a los órganos viales, reduciendo el suministro en los pies y las demás extremidades.

Coiloniquia
La coiloniquia o uñas de pies hundidas, es una enfermedad que causa que las uñas sean muy delgadas, hasta el punto de volverse planas o cóncavas, semejantes a una cuchara. Esta enfermedad, a medida que avanza, hace que el centro de la uña descienda y los bordes se eleven, dando una forma redondeada a la misma. Esta afección generalmente es por falta de hierro. Cuando este déficit no se trata, puede causar otros problemas de salud como: la fatiga, piel pálida, dificultades respiratorias, mareos, dolores de cabeza, etc.

Llagas que no sanan


Si aparece una llaga insignificante, pero que sin embargo tarda demasiado tiempo en curarse, quedando como una herida abierta o eccema, entonces podría tratarse de diabetes. Éstas son llamadas úlceras diabéticas y se producen debido a los elevados niveles de glucosa y de grasa, como los triglicéridos. Esta enfermedad no sólo produce heridas en el cuerpo, sino que hace difícil su sanación. La diabetes tiene distintas maneras de influir en las úlceras del pie, pero desafortunadamente, para muchos el resultado puede ser la amputación.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"