Tus amigos pueden saber si eres feliz con tu pareja con solo mirarte, te contamos que es lo que te delata

Existe una idea generalizada y con connotaciones negativas acerca de que las parejas tienden a engordar después de un tiempo juntas, pero puede ser que no sea tan malo como se piensa, pues según un estudio del Centro de Información de Biotecnología de Estados Unidos, las parejas que ganan peso juntas son más felices que las que no lo hacen. Los investigadores de este estudio, siguieron, durante cuatro años, a 170 parejas de matrimonios recién formados, midieron el peso y la satisfacción marital, así como la felicidad en general.

Los resultados indicaron que los que confesaron estar en relaciones felices, son los que ganaron más peso, mientras que los que se mantuvieron en el mismo peso, eran más propensos a separarse. Pero, ¿por qué sucede esto? Los investigadores tienen una teoría, que expusieron en la conclusión del estudio: “Estos descubrimientos desafían la idea de que las relaciones de buena calidad siempre benefician la salud, y sugiere que las personas que están en relaciones satisfactorias relajan sus esfuerzos por mantener su peso porque ya no están motivados para atraer una potencial pareja”.

Los investigadores suponen que, cuando se ha encontrado a una pareja estable, las personas dejan de cuidar su apariencia y su salud, ya que eso es la única base para poder ser atractivo para el otro, y como lo han conseguido, ya no es necesario esforzarse.

Pero esto no es necesariamente cierto, pues cuidar la salud y la apariencia es algo que todos deberíamos hacer para sentirnos bien con nosotros mismos, no solo para impresionar a los demás, así que, el hecho de que las parejas felices engorden con el tiempo, tiene que ver con otros factores, como el placer de compartir la comida y de salir juntos todo el tiempo.

Cocinar juntos es una actividad muy constructiva y que une a las parejas, así como lo es salir a conocer lugares nuevos, como bares y restaurantes, pues se conoce más a la otra persona y se aprende a disfrutar de los momentos juntos. Disfrutar de la comida y subir algunos kilos no es malo, pero cuando se llega a un extremo donde la salud se encuentra en peligro, es momento de tomar decisiones al respecto y empezar a trabajar para recuperar la salud. Los investigadores señalaron que las parejas felices no deberían aspirar a ganar peso, sino a enfocarse en cuidarse el uno al otro para permanecer saludables.

De la misma manera, una investigación realizada por la Universidad Metodista del Sur de Dallas, Texas, en Estados Unidos, demostró que las parejas que son muy felices tienen más posibilidades de engordar con el tiempo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"