Tu mentalidad es más importante que el coeficiente intelectual, ¿por qué?

Ser más listo, rápido,resuelto, menos tímido.Generalmente soñamos con las habilidades que no poseemos como si nuestro deseo escapara de lo que realmente se puede alcanzar. Pues no es así. Podemos pensar que aquel niño que era el último de la clase tiene el destino marcado y no conseguirá grandes logros a lo largo de su vida, pero la ciencia nos enseña que nada es tan determinante y con un pequeño cambio puedes llevarte grades sorpresas.

Crees que porque eres inteligente y educado posees todo lo que se necesita para ser exitoso en la vida. Lamento decirte que te equivocas. No se discute, prepararse es muy importante, pero hay un factor que juega un papel más importante aún que esto: la actitud. Al menos eso es lo que afirma Carol Dweck, una psicóloga y profesora de la Universidad de Stanford.

Ella realizó una investigación para demostrar que la actitud es un mejor indicador de éxito que el coeficiente intelectual mismo. De esta manera fue cómo descubrió que las actitudes de las personas tienden a caer en dos categorías bien diferenciadas: las mentalidades fijas y las mentalidades de crecimiento.

La mentalidad del éxito

La inteligencia cuenta definitivamente, pero la actitud también, sin ella no lo lograrás. Las personas que tienen una mentalidad fija creen que no pueden cambiar y eso puede ser bueno cuando las cosas van saliendo bien, pero les trae grandes problemas cuando se enfrentan a los desafíos porque se sienten agobiados o sin esperanza tratando de resolver el problema siempre del mismo modo, cuando en realidad no se puede.

Por el contrario, las personas que tienen una mentalidad dirigida hacia el crecimiento saben que pueden mejorar aplicando mayor esfuerzo de lo que habitualmente acostumbran y son capaces de superar al primer grupo (mentalidad fija), incluso si tienen un coeficiente intelectual menor. Eso se debe a que no tienen miedo de enfrentar las dificultades, ya que las ven como importantes oportunidades para aprender algo nuevo y no como montañas difíciles de escalar.

La clave del éxito, según Dwek, tiene que ver directamente con la forma en la que lidiamos con el fracaso. Las personas del segundo grupo no ven los problemas como una pared que no los deja seguir, sino como valiosa información, como una motivación para resolver un problema y aprender algo nuevo. Es una forma diferente de mirar el mundo, sin miedo a enfrentarse a las dificultades y sabiendo que detrás de cada obstáculo hay una lección que les permitirá crecer para encarar de mejor forma el camino a seguir.

Si en este punto de tu lectura aun no te ves identificado con el grupo de crecimiento, no te desesperes, hay formas de llegar a tener una mentalidad así y la psicóloga te deja algunos consejos para lograrlo:

Persevera y triunfarás


Este punto se refiere a la capacidad de comprometerse con metas de largo plazo y persistir a pesar las dificultades que puedan surgir.

Todos en algún momento de nuestras vidas nos enfrentamos a obstáculos y rechazos. Por ejemplo, ¿sabías que Steven Spielberg fue rechazado de la escuela de cine de sus sueños tres veces? J.K Rowling, la autora de Harry Potter fue rechazada 12 veces por distintas editoriales. Si ellos se hubieran dado por vencidos el mundo nunca hubiera conocido a E.T. o al mago de Hogwarts. Cualquiera en su posición hubiera desistido tristemente para aceptar una vida de fracaso que realmente no les corresponde.

Es normal sentirse mal después de un tropezón, sentir que todo se te viene encima, pero las personas con una mentalidad de crecimiento saben que esas cosas suceden y que para ser exitosos deben arriesgarse a perder, y a veces perder, y también deben tener la fortaleza de volverlo a intentar tomando en cuenta errores del pasado para mejorar la forma de encarar.

Actúa


Con la rutina y las diferentes ocupaciones del día a día y sin darse cuenta, se puede perder la oportunidad de actuar por el objetivo que se ha trazado.

Muchas personas sueñan, y sueñan mucho, pero no todas actúan en consecuencia para alcanzar sus sueños. La única diferencia entre las personas que consiguen el éxito y las que no es que, aquellas que alcanzan el éxito no se quedan en las fantasías y trabajan duramente para conseguir sus metas. De ninguna manera permiten que el miedo los detenga o los haga retroceder a la hora de hacer sus sueños realidad, simplemente actúan y actúan hasta alcanzar el objetivo.

Saque tiempo a diario para trabajar por eso que realmente quiere aunque eso sea 30 min o 1 hora al día, cada grano de arena suma.

No se conforman

El conformismo nos aleja de aquello que queremos conseguir y ¿por qué nos volvemos conformistas? nos volvemos conformistas por miedo o por falta de motivación. Las personas exitosas no se conforman con lo que saben y siguen trabajando día a día para mejorar. Así cuando el éxito llegue a sus puertas sabrán que están más que preparados para afrontar los nuevos desafíos.

Se adaptan


Las personas con una mentalidad dirigida hacia el crecimiento son flexibles, se adaptan a las situaciones adversas que saltan al paso y tienen la capacidad de convertirlas en una oportunidad.

Estas personas no nacen con esas cualidades, la trabajan y son perseverantes. Sentirse desmotivado y con ganas de tirar la toalla es fácil cuando las cosas no salen como queremos, pero con trabajo duro y voluntad para mejorar los buenos resultados llegarán eventualmente. Lo importante es aprender del error del pasado y no repetirlo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"