Trasplante de cara da una segunda oportunidad a joven. Recuperó la sonrisa: “Me siento yo de nuevo”

Ahora Cameron está viviendo y haciendo cosas que disfruta por completo. “Este es el mayor agradecimiento que jamás podrían dar”, dijo su doctor.

Un hospital neoyorquino ha sido el responsable de una complejísima cirugía con un espectacular resultado. Once meses después, Cameron Underwood vuelve a tener nariz y boca

Han pasado solo 11 meses, pero «la segunda oportunidad» de un joven californiano de 26 años está dando la vuelta al mundo gracias a Dios. Cameron Underwood ha entrado en el exclusivo grupo de los pacientes que han recibido un trasplante de cara. Unos 40 desde la primera intervención de este tipo, que tenía lugar en Francia en el año 2005.

La trágica historia de Cameron Underwood se remonta al año 2016. Según explican diferentes medios estadounidenses, el joven se disparó en la cara. Una herida de bala, que casi termina con su vida y que le dejó graves daños en la boca y la nariz, afectando incluso a la parte superior de su cara.

Fue su madre, Beverly Bailey-Potter, quien reencaminó la vida del joven. Fue ella quien descubrió el trabajo del cirujano Eduardo Rodríguez, profesor de cirugía plástica reconstructiva y responsable del departamento de cirugía plástica en NYU Langone Health. «Sabíamos que él era la única persona en la que confiaríamos la vida de Cameron», dijo en declaraciones a la CNN, refiriéndose a la experiencia de este doctor, que tenía dos trasplantes de cara ya en su currículo. Rodríguez está feliz con este logro que apunta a un futuro esperanzador en la reconstrucción facial porque consiguieron un rostro funcional completo con folículos pilosos, glándulas sudoríparas y vasos sanguíneos, en lugar de depender del tejido del donante. Lo cual es muy esperanzador para este paciente.

El tiempo entre la lesión y la intervención quirúrgica también ha marcado un hito. Pasaron solo 18 meses, el período más corto entre los casos conocidos públicamente en Estados Unidos. Una circunstancia que el equipo médico considera clave ya que el joven no ha tenido que vivir «una década o más con su lesión como la mayoría de los otros receptores de trasplantes de cara», aseguró su cirujano. «No ha tenido que lidiar con muchos de los problemas psicosociales que, a menudo, conducen a problemas como la depresión severa, el abuso de sustancias y otras conductas potencialmente dañinas».

Alrededor de 100 especialistas fueron necesarios para acometer este trasplante de cara que se realizó en enero de este año. Una intervención que duró 25 horas y en la que se utilizó la tecnología 3D para reconstruir el aspecto de Cameron. «Los resultados superaron todas mis expectativas», explica el doctor Rodríguez en una entrevista a la CNN.

Su donante fue William Fisher, un joven de Nueva York, de 23 años, aspirante a cineasta. La madre del fallecido ha asegurado que la experiencia le ha dado «una gran fortaleza». «No creo que hubiera sobrevivido a la muerte de Will de no ser por Cameron. Tiene toda la vida por delante y me encanta la idea de que Willie le esté ayudando a tener una vida mejor».


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"