Tomar alcohol en exceso puede ser una señal de que hay un dolor que no has sanado

Si bien las bebidas alcohólicas son legalmente permitidas hay que tener mucho cuidado con estas, pues, aunque parezcan inofensivas son muy letales. El alcohol es una droga adictiva y usted puede convertirse en adicto psicológica y físicamente, la raíz etimológica de la palabra alcohol viene del árabe al-kuhl y significa “devorador del espíritu”, y también de al-ġawl, que significa “espíritu” o “demonio”. Actualmente, el consumo de alcohol está estrechamente ligado a la enfermedad del siglo: La Depresión. El uso no saludable de alcohol comprende todo consumo de alcohol que pone en riesgo tu salud o tu seguridad, o que provoca otros problemas relacionados.

¿Te has preguntado qué es lo que hace que el alcohol sea tan dañino?, según palabras de expertos, el hecho de que, como cualquier adicción, se usa para tapar un vacío, en este caso, el dolor. Aunque a diferencia de las drogas ilegales, esta es socialmente aceptada. Si tu patrón de consumo de alcohol te produce una gran angustia reiterada y problemas para desenvolverte en la vida diaria, es probable que padezcas el trastorno por consumo de alcohol o simplemente este ingiriendo este tipo de bebida para dejar de sentirte mal en algún sentido.

Según uno de los eruditos en el mundo en materia de adicciones Gabor Maté, en una entrevista para Waking Times dijo que, el alto consumo de alcohol está combinado habitualmente a una experiencia de dolor en el pasado. Si estás tomando demasiado, más allá del alcoholismo, lo que tienes qué encontrar es qué es lo que te está causando dolor para hacerlo consciente y tratarlo, decir debes hurgar dentro de ti para encontrar lo que te está llevando al alcoholismo. Algunas personas que dependen del alcohol informan estar preocupadas por ello y porque la necesidad de beber controla sus vidas.

Pero si hablamos del origen, podría decirse que todo depende de la persona, pero si generalmente fuiste herido cuando eras un niño, luego tienes que compensarlo. Buscas la manera de lograr el éxito en lo que sea para sentirte mejor contigo mismo, pero cuando a pesar de todos tus esfuerzos para alcanzar tu éxito, y de tu habilidad para impresionar a las personas, el persistente dolor sigue apareciendo, entonces usas algo para mitigar ese dolor. Y ese algo es el precioso alcohol, hay una vieja expresión que dice que cuando alguien ha bebido demasiado “no está sintiendo dolor”. Aunque puede ayudar a disminuir sus problemas a corto plazo, el alcohol, por lo general, empeora la ansiedad y la depresión.

Con el paso del tiempo, tomar alcohol de forma excesiva puede cambiar el funcionamiento normal de algunas áreas del cerebro asociadas con la experiencia de placer, el razonamiento y la capacidad de controlar tu conducta. Eso podría ocasionar un fuerte deseo de ingerir mucho más alcohol para intentar recuperar los sentimientos positivos o disminuir los negativos.

El alcoholismo (y cualquier adicción), habla de una especie de trauma que hay que sanar; la clave está en excavar en tu pasado de la mano de un profesional ya que todos guardamos heridas, pero algunas son más profundas y su tratamiento es más complicado. Reconocer que depende del alcohol y encontrar la determinación de cambiar y la fuerza de voluntad para hacerlo es importante para que el tratamiento sea exitoso


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"