¿Todo lo malo te sucede a ti? Te contamos cómo cambiar de actitud y ser feliz

La víctima, aquella persona que siempre te cuenta su historia y te dice que ha sufrido tanto. Todo el tiempo le va mal, no tiene suerte en el amor y cree no tener suerte en la vida. Para la víctima cada vez que lo intenta le traicionan y le engañan. Quizás ahora estás sintiendo, quizás crees que en tu vida todo ha salido mal, pero quiero contarte algunas cosas para que te des cuenta que cuando tú cambias, cambia tu forma de pensar y tu vida cambia para siempre.

La verdad no todo en la vida te ha salido bien y es cierto, algunas cosas a mí me han salido muy mal. Algunos emprendimientos, algunas ideas que tuve no funcionaron. Hubo mucho dolor, ¡claro! Muchos hemos pasado por problemas, con muchas situaciones de dolor y también mucho sufrimiento.

Pero, la verdad, lo que descubrimos en algún momento de nuestras vidas es que hemos superado todo. Cuando tú cambias tu forma de pensar, en vez de ver la víctima (que siempre sufre) te ves como la persona que siempre supera todo, que siempre puede sobrevivir a todo y eso es tan importante porque te da otra perspectiva de la vida. ¡Por eso tú superaste todo! Quizá te dolió y hubo mucho sufrimiento pero la verdad nada te pudo destruir. Mírate. Si hoy tú lo piensas bien, cada día eres más fuerte, tienes una personalidad más resistente y nadie te puede lastimar porque tú ya está cambiando tu forma de ver la vida.

, te vas a amargar, vas a sentir que no sirves para nada y vas a creer todo lo malo que dijeron de ti.

Ahora, cuando tú cambias tu forma de pensar, ya no eres la víctima y eso es estupendamente poderoso. Solo piensa que empoderarte significará que vas a dejar de pensar que eres la víctima de siempre para descubrir a una nueva persona poderosa que lo ha superado todo y que pase lo que pase, lee bien: pase lo que pase, vas a sobrevivir a todo.

Esa es una forma positiva de pensar, una forma sana de construir tu autoestima. No te olvides. Mírate al espejo y di: esta es la persona que soy, ¡yo me amo con locura y yo soy resistente! Eres indomable y quizás sufriste mucho pero todo lo que sufriste, lo superaste.
Cuando tú cambias tu forma de pensar. Cuando tú ves distinto no necesitas que nadie cambie, no necesitas que cambie tu pareja, no necesitas que cambien la circunstancia porque tú has cambiado para siempre.
La víctima siempre se ve como la que sufre. La víctima siempre se ve como la que tiene carencias. La víctima siempre está en una posición en la cual necesita que alguien le dé algo, le dé una mano, le dé una caricia o un poquito de atención o contención para sentir que su vida tiene sentido pero cuando tú te das cuenta que superaste todo: es increíble. Tu cerebro de inmediato genera serotonina, endorfinas, todos los químicos del placer. De inmediato, hace que tú cambies de actitud y que te vuelvas más positivo o positiva para vivir la vida.
Deja de ser la víctima, nada te pudo detener, nada te pudo destruir, por eso hoy eres fuerte, resistente e indomable. Si la gente quiere hablar, ¡que hable! En realidad tú ya superaste todo eso. No te olvides, cambia tu mirada y cambiará tu mundo.