Todavía hay amor, pero se terminó la paciencia

Tiempo

La paciencia es algo fundamental en cualquier relación por una razón muy sencilla: es muy lógico que no nos gustará todo en nuestra pareja, siempre existirá algo que moleste, pero si actuamos impulsivamente, echándolo en cara sin más ni más, nada perdurará.

El amor nos lleva a respetar y tolerar. La pareja está compuesta por dos personas diferentes, con diversas educaciones y costumbres, historias y experiencias, por lo que debe existir un tiempo imprescindible para que las cosas se armonicen, en el que todo debe encajar como en un rompecabezas, comprendiendo las particularidades y las necesidades propias de cada uno.

Obviamente la paciencia debe estar presente en ambos lados de una relación: si no es así, se establece una condición asimétrica, en el que los deseos y necesidades de una de las partes prevalecen y dominan a las de la otra.

Muchas son las causas por las podemos perder la paciencia en una relación.

Muy grandes o muy pequeñas, normalmente se van sumando, hasta generar situaciones difíciles de superar.

Y cuando la paciencia es superada, se llega a la decepción, un sentimiento que normalmente lleva al final de una pareja.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"