Todavía hay amor, pero se terminó la paciencia

Para establecer y mantener una relación, no basta solo el sentimiento: la paciencia es también algo fundamental para mantener la armonía en el día a día.

Y tanta es su importancia que, definitivamente, muchas relaciones no terminan por la falta de amor, sino porque se acabó la paciencia.

Imprescindible

La paciencia es la capacidad de una persona para tolerar, enfrentar o soportar una determinada situación, sin caer en el nerviosismo ni perder la calma. Puede decirse que un individuo con paciencia es aquel que no suele alterarse.

Muchas veces la paciencia se basa en la creencia de que, luego del mal momento, vendrá algo mejor o recuperaremos un estado anterior más positivo.

Cuando algo a alguien acaba con la paciencia de una persona, logra que esta llegue al hartazgo, que se canse y no soporte más la situación.
 Las consecuencias pueden variar: tristeza, depresión, episodios de agresión o la huida, dando todo por perdido.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"