Todas las mentiras que nuestra ansiedad nos dice.

Originalmente comencé a escribir este artículo como “Mentiras que me dice mi ansiedad”, pero cuando le pedí a un amigo su opinión, me di cuenta de que en realidad podría ser más útil para aquellos que leen esto, escuchar de una variedad de personas, ya que todos nuestros pensamientos de ansiedad vienen en diferentes formas. De esta manera, el impacto que nuestros pensamientos ansiosos tienen en cada aspecto de nuestras vidas es bastante evidente. Es mucho más, que solo preocuparse o analizar en exceso, son los síntomas físicos, la agitación emocional, el agotamiento mental y las mentiras como estas las que consumen nuestras mentes.

Todas estas citas fueron por personas reales que estaban dispuestas a revelar su ansiedad. Me gustaría agradecer a estas personas amables por permitirme entrar en su mundo.

Pensamientos sobre las relaciones:

No soy digno de mi pareja y ellos son mejores en todo que yo.

Siento que mi pareja estaría mejor con alguien que no tenga ansiedad para no tener que lidiar conmigo y todas las cargas que trae mi ansiedad.

Frecuentemente siento que nadie querrá estar conmigo.

Seriamente, empiezo a dudar demasiado si realmente puedo confiar en mi pareja. Siempre siento que me lastimaré al final.

A menudo me pregunto si fui la causa de mi última relación que terminó, que tal vez si yo no fuese una persona tan loca podríamos haber tenido una relación que dure para siempre.

Pensamientos sobre amigos y familia:

No soy amado por mis amigos o familiares y es por eso que ya no tengo muchos amigos.

En la secundaria, literalmente, no traté de hacer amigos porque creía que todos me odiaban.

Si confío o tengo expectativas de las personas, siempre me decepcionarán, así que no debería confiar ni creer en nadie ni en nada.

Mi ansiedad me hace sentir como si mis amigos realmente no se preocupan por mí, cuando en el fondo sé que me aman.

Siento que mis amigos hablan de una manera bastante negativa sobre mí a mis espaldas, como si hablaran mal de mí, se burlaran de mí o me juzgaran.

Mi ansiedad me dice que no paso suficiente tiempo con mis hijos, cuando sé en mi corazón que sí.

Paso más tiempo preocupándome por cosas que no importan, que estar en el momento presente.

Mi ansiedad me dice que estoy luchando y que estoy haciendo un mal trabajo al criar a mis dos hijos, cuando en el fondo sé que estoy haciendo un gran trabajo.

Pensamientos de uno mismo:

No soy lo suficientemente bueno, he fallado en el pasado y entonces continuaré haciéndolo.

Estoy mucho peor que todos los que me rodean.

Nunca alcanzaré mis objetivos.

Soy demasiado intenso y nunca seré normal.

Nunca seré tan bonita como las otras mujeres que veo a mi alrededor, nunca seré tan confiada como ellas.

Mi ansiedad me hace compararme constantemente con los que me rodean. Siempre me estresaré por el pelo, el atuendo o el maquillaje porque nunca me sentiré lo suficientemente bien.

Todos me juzgan y hablan de mí, dejemos en claro que nunca de manera positiva.

No estás seguro dentro de tus pensamientos, en público o solo, porque cuando las cosas son nuevas y no te resultan familiares te sientes muy inseguro.

“Eres raro. Y no solamente un poquito raro, pero bastante raro”. Y mi rareza es tan notable como algo gigante y siento que todos me están mirando.

Pensamientos sobre el trabajo:

No soy lo suficientemente bueno en el trabajo, a menudo me preocupa que me despidan.

Mi ansiedad me hace sentir que cada vez que mi jefe quiere hablar conmigo, es algo malo, incluso cuando resulta que no es nada grande o solamente me quería felicitar por mi gran trabajo.

No soy un buen empleado, me tomo demasiados días libres para controlar mi ansiedad, y me hace sentir como un fracaso.

No sé cómo voy a superar este evento de trabajo, hay tanta gente que seguramente voy a ser el tonto del evento.

5. En la escuela de posgrado y después, siempre que en una conferencia profesional o en un entorno similar, sentía una sensación abrumadora de mi propia impostura. No me merecía estar allí, solo me estaba aprovechando de una delgada capa de mentiras de mi propia inteligencia y estaba destinada a romperse.

Pensamientos sobre la vida:

Siento que no hay futuro para mí.

Mi ansiedad siempre me hace sentir que algo saldrá mal, incluso si mi vida va realmente bien.

Lo peor será mucho peor de lo que puedas imaginar.

Estás solo. No importa cuántos amigos tengas, me preocupa esta soledad profunda.

Simplemente no creo que llegue un día en que me sienta normal o incluso cerca a algo normal. Mi ansiedad se apoderará de una manera u otra. Simplemente no creo que alguna vez me sienta 100% perfecto.

Si te identificas con varios de estos pensamientos, tal vez tengas el trastorno de ansiedad y no lo sepas. Consulta con un profesional.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"