[TESTIMONIOS REALES] Señales casi imperceptibles que te da tu pareja cuando está siendo infiel

La infidelidad se refiere, popularmente, a las relaciones afectuosas del tipo romántico, a corto o largo plazo, establecidas con personas distintas del vínculo oficial que a menudo se mantienen en secreto. Los infieles son tan cobardes como inseguros, lo único que saben es mentir (algunos) y hacen lo imposible para no ser descubiertos por sus parejas, tal vez hasta porque les divierte. Pero, hay de todos tipos, así como los que no les importa que los descubran y hablan abiertamente de eso, la infidelidad tiene muchas ramas por las cuales podemos guiarnos e identificar que tipos de infieles hay. Sin embargo, acá hablaremos de los testimonios de muchas personas que asistieron a una comunidad de personas infieles, pudimos analizar cada palabra que nos dijeron. Lean a continuación:

Primer testimonio que nos confiesa una mujer:

“Mi matrimonio era un fracaso. Me casé demasiado joven. Mi esposo era un hombre controlador y sexualmente reprimido. No nos respetábamos”, escribió una mujer que se sentía muy mal en su relación, hasta que conoció a alguien en el trabajo.

“Comenzamos con conversaciones inofensivas, nada fuera de lo normal y cotidiano, nos hicimos amigos, nos gustaba conversar mucho, encontrábamos excusas para mandarnos mensajes fuera del trabajo, empezamos a comer juntos aquí y allá… primero en grupo y luego solo nosotros dos. Pensaba en él todo el tiempo, se adueñó de mi mente en muy poco tiempo, de un momento a otro ya no podía dejar de pensar en él”, nos comentó.

Ella nos insistió en que sabía que se estaba adentrando en terreno peligroso, pero decidió no detenerse porque ya estaba muy envuelta en todo ese asunto y ya no le importaba su esposo: “Siempre tuvimos cuidado. No hubo contacto físico hasta que un día en su coche se inclinó para ayudarme con el cinturón de seguridad y me besó apasionadamente. Fue lo más increíble que había sentido en mi vida. Durante las próximas semanas cada cena se convertía en una excusa para hacer el amor. Me sentía tremendamente culpable, nunca pensé de mí misma como el tipo de persona que ponía los cuernos coloquialmente hablando. Así que se lo conté a mi marido antes de que el asunto fuera a mayores”.

Como era de esperarse, el marido no reaccionó bien a esta situación, no es para menos a nadie le cae bien una infidelidad y menos irse de buenas a primeras a contarlo con la intención de continuar con ese amorío, como reaccionó muy mal ella le pidió el divorcio, pero como él era un controlador incapaz de dar su brazo a torcer, trató de que la despidieran de su trabajo y le contó a todos de la infidelidad de su mujer con su compañero de trabajo y hasta lo publicó en redes sociales. Después del tormento que vivió la mujer, ella cuenta ahora que justamente ese amigo del trabajo es su esposo y llevan 10 felices años juntos. A veces no todos los finales son malos, vale la pena arriesgarse.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"