¿Mucho tiempo juntos y ahora ya es tu ex? Te damos 7 consejos para recuperarte

Si todo terminó ya no te aferres a ese pedazo de historia en el que fuiste feliz pero ya no eres protagonista. Fue maravilloso, pero no podrás retroceder el tiempo, ya no será lo mismo. Es el momento de mirar para adelante, dar vuelta la página y escribir tu nueva historia. Que lo vivido sea tu férreo aprendizaje y hoy comienza a construir lo que vendrá. Si lo pasado pisado, te contamos cómo volver a empezar.

1. Vive el duelo, pero no duermas allí

“Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos/Como para acercarla mi mirada la busca. Mi corazón la busca, y ella no está conmigo”. Estos bellos versos del poeta Pablo Neruda nos dicen tanto con tan poco. Hubo mucho amor, pero algo se rompió, los dos cambiaron, aunque lo sigas queriendo, nada será igual.

Lo que has dejado ir es la relación, pero no el amor que sientes aún por él. Piensa que si lo dejaste ir no fue porque no lo amaras sino, porque la felicidad para ambos está en otro lugar y no juntos. Que tu mente y tu corazón procesen lo que pasó. Aprovecha este tiempo para conectar contigo misma. No es tan recomendable que empieces otra relación cuando aún no has eliminado los residuos del pasado, repercutirá negativamente en el camino que emprendas, mejor aguarda.

2. Aprender del pasado


El pasado es una parte importante de tu vida. No dejes que los sinsabores que te dejó tu relación empañen aquello que puedes rescatar y que te servirá el resto de tu vida. Es probable que no todo sea un error, guarda aquello que puedas reconocer como positivo.

Si por el contrario consideras que las equivocaciones te sobrepasaron, procura entonces aprender de lo vivido. Recuerda que la vida es una escuela que te pone frente a la mesa examinadora en el momento menos pensado, pero es allí donde debes probar tu capacidad para resolver situaciones y aprender de la experiencia. Ármate de fuerzas y prepárate para las próximas batallas.

3. Cambia tu rutina


Es probable que, durante el duelo, ciertos lugares, horas del día y algunas acciones se conviertan en un tornado por el que te duele atravesar todos los días. A veces la ciudad entera hace que cobren vida los recuerdos. Toma la iniciativa de efectuar algunos cambios para evitar estos desagradables momentos, cambia algunos hábitos, no frecuentes los mismos lugares ni en las mimas horas, busca realizar actividades que te permitan despejar la mente, practica algún deporte.

Refúgiate en tus amigas, organiza salidas con ellas y comparte agradables momentos. Empieza a hacer cosas que habías dejado de lado pero que en realidad te gustan.
Renueva tu imagen. Hay mujeres que se sienten mejor con un nuevo corte de cabello. Se trata de darle a tu vida un giro para volver a empezar.

4. Déjalo ir


Puede que te cueste trabajo, pero déjalo ir. En ocasiones nos resulta muy difícil abandonar la zona de confort en la que estamos, aunque sabemos, en el fondo, que allí no estamos del todo bien y suele ser esa falsa comodidad la que extrañamos.

Se trata de trabajar desde adentro, e ir rescribiendo el guión de tu escena interna que se proyecta al exterior. Debes analizar qué cosas son las que no quieres dejar ir de tu pareja, por qué ciertas situaciones te resultan más difíciles que otras y colocarlas en una balanza frente a aquellas que provocaron la ruptura. Serás capaz de encontrar ese equilibrio que te permita entender que es mejor mirar para adelante. Piensa que por algo ya no estás con él.

5. Prohibido rendirse


Debes superar los miedos. No pienses que tu próxima relación tendrá los mismos problemas, debes dejar los miedos atrás. Que tu pasado no interfiera en el nuevo camino que desees tomar. Tampoco trates de buscar en una nueva pareja los mismos defectos ni las mismas virtudes que portaba tu ex.

Cuando el sentimiento de frustración es muy grande, puede que intente dominarte. No lo permitas. Hay mujeres que pasaron por relaciones muy traumáticas y tal vez inconscientemente transfieren los mismos temores y las mismas dudas en un nuevo escenario amoroso. Si por ejemplo fuiste engañada, no es exigiendo a tu pareja actual como vas a asegurarte de que él no te haga lo mismo. Aprende a recuperar la confianza primero en ti misma y después en él. No te rindas, saldrás adelante.

6. Desecha las falsas expectativas


Esa persona a la que tanto amaste ya no está, duele y es muy lógico que duela. Por más fórmulas que intentes aplicar para no pensar en él sientes las mismas ganas de abrazarlo, de compartir con él.

Puede que lejos de intentar olvidarlo, estés alimentando la esperanza de volver con él. No sabes lo que puede estar sintiendo. Es muy probable que no esté pensando en ti como tú. Las personas tienen procesos distintos, duelos diferentes. Recobra en ese momento el motivo de tu ruptura, mide cada elemento que provocó el fracaso. Cuándo valga la pena volverlo a intentar el tiempo te lo dirá. Mientras no tengas ninguna certeza de que es posible, desecha las falsas expectativas y sigue adelante.

7. Volver a empezar


Atraviesa el aro de la angustia, expulsa todo el dolor que tenga que salir, permite que las lágrimas caigan cuantas veces sea necesario, desahógate para después reponer tus fuerzas en las manos del tiempo. Hay personas que prefieren resistir por orgullo el sentimiento de dolor, que ese no sea tu caso, no le harás daño más a nadie que ti mismo, pero que tampoco este proceso sea eterno.

Es posible que al principio o en medio del duelo creas que no lo superarás. No es así. Todo mal llega a su fin y solo depende de ti volver a empezar.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"