Te mostramos los 5 tipos de madres tóxicas y cómo lidiar con ellas

Primero que nada, comenzamos diciendo: “Mamita querida, gracias por tu amor incondicional, pero…”

Como bien reza el dicho, Mamá solo hay una, es cierto, las amamos pero ¡uf¡ a veces te pueden volver un poco loca. Entonces si te identificas con esto que acabas de leer, seguramente te ha tocado tener una mamá tóxica. Estas madres son las que muchas veces, por querer protegernos, actúan de una forma controladora, sobreprotectora o incluso infantil.

Pues bien, resulta que estás a punto de descubrir que a final de cuentas tú mamá también es humana, y como tal, por supuesto que se equivoca, ahora que ya eres adulto debes aprender todas las técnicas posibles para sobrellevar la situación de la mejor manera y no poner en riesgo una de las relaciones más importantes de la vida de cada persona. Te mostraremos los cinco tipos de madres tóxicas más usuales y cómo lidiar con ellas.

1. La madre desdeñosa

Generalmente, una madre desdeñosa es aquella que tiende a ignorar todos los logros de sus hijos, así que por más que te mates por complacerla, ella o hace caso omiso a tu esfuerzo, lo minimiza o lo da por sentado, nada es lo suficientemente bueno para deslumbrarla. Por citar un ejemplo menor, si le das un obsequio, en vez de agradecértelo, puede que ella simplemente se limite a creer que era tu deber hacerlo, o a encontrarle algún defecto.

La cuestión es que las personas estamos programadas para buscar la aprobación y validación de nuestras madres (incluso de adultos). Como resultado, los que han tenido una madre así generalmente se convierten en adultos con muchas carencias emocionales, se sienten indignos de atención y tienen una profunda necesidad de ser amados y validados. Si tu madre es así, aprende a no decepcionarte o desarrolla técnicas que neutralicen sus comentarios, tus logros son tuyos no suyos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"