Tatuajes: el daño inmunológico que muchos ignoran

Los pigmentos de las tintas quedan almacenados en los nodos linfáticos más cercanos al tatuaje, provocando de esta manera inflamación cutánea y otros problemas a largo plazo.

Con el objetivo de hacerse tatuajes sin dañar la salud, la gente usualmente toma varias medidas antes de elegir un estudio; precauciones que van desde corroborar la calidad y esterilización del material, hasta averiguar sobre la reputación del local.

Sin embargo, un tatuaje puede causar complicaciones en el sistema inmunológico con el paso de los años, según observó un grupo de científicos alemanes y franceses a través de un sincrotón, el más moderno dispositivo que existe para el control de desplazamientos de nanopartículas en tejidos humanos.

Los efectos de los pigmentos del tatuaje en la piel

En un estudio que ha sido publicado en ‘Scientific Reports’ —una dependencia de la revista ‘Nature’—, el referido grupo de científicos revela el impacto de los pigmentos de la tinta empleada en los tatuajes, la cual contiene hollín, óxidos metálicos y sales.

Los cierto es que dichas sustancias son poco o nada tóxicas si ingresan al organismo vía oral, por lo que, la respuesta inmune frente a determinados compuestos colorantes suele ocasionar un enrojecimiento de la piel que, muchas veces, dura mucho más que la reducida inflamación primaria.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"