Suerte o maldición, los tipos de ex novios con los que puedes encontrarte.

Aceptémoslo: pocas son las relaciones que son “para siempre”, así que es inevitable que vayamos dejando a nuestros ex, con sus defectos y virtudes.

Más allá de la relación que hayan tenido y el tipo de final, de allí en adelante se entabla algo especial con esa persona. A veces, se queda en buenos términos, pero en otras ocasiones, generamos un enemigo eterno… y en el medio, todas las gamas intermedias.

Siendo realistas y considerando que estadísticamente es más probable que algo termine… ¿será posible saber cómo será esta persona que ahora nos llena el corazón, si pasa a la categoría de ex?

Tipos


A las personas se las conoce mejor en los malos momentos que en los buenos.

Al enfrentar a un momento de conflicto o rechazo, cuando “se terminó el amor”, podemos conocer la verdadera naturaleza de las personas.

Cada persona es diferente, pero es posible establecer una “tipología de exnovios”, que podrá ser de utilidad en algún momento.

El forever amigo

Terminó la relación de amor, pero se habían prometido seguir siendo amigos y él cumplió. Es atento y puedes contar con él, porque él se ha tomado en serio sus palabras… demasiado en serio, porque el hombre tiende al exceso en este aspecto. Siempre está pendiente de ti, te da buenos consejos, está atento a tus necesidades. Incluso quiere lo mejor para ti con tus nuevas amistades y parejas, tanto, que parece que en realidad las sabotea. “Donde hubo fuego, cenizas quedan”: algo hay de verdad en este dicho, por lo que debes estar muy atenta a este tipo de conductas.

Si él aún tiene sentimientos por ti, puede llegar a aconsejarte en contra de tu actual relación. En otras ocasiones, es percibido como una amenaza por la nueva pareja.

Para manejar a este tipo de ex, es imprescindible que no te excedas en el contacto con él, mantenlo como un amigo más. Si insiste en verte todos los días, salir juntos, invitarte a sus eventos familiares, recuérdale que ya no son novios.

El difamador

-El que se dedica a hablar mal de ti, es un caso tristemente común. Le cuenta a todo el mundo que eres mala persona y hace lo posible por crearte mala fama.

Para solucionar esto, habla de frente con él. Quizás él se sienta lastimado por algo y una disculpa puede solucionar todo todo. Si este es el caso, este conflicto se solucionará de esta manera, aunque puede ser simplemente que el hombre sea una mala persona: en este caso, poco podrás hacer, así que mira adelante e ignora sus comentarios, bórralo de tu vida (real y digital).

El stalker

-El perseguidor es un caso notable de exnovio. Sabe todo de ti: dónde, cuándo, cómo, qué y por qué, pero ni siquiera se hablan. Aunque no se vean, él está muy bien informado y lo encuentras en todos lados. En ciertos casos, aprovecha cada ocasión para recordarte lo que siente por ti y expresarte su deseo de volver.

Para tratar con este tipo de ex, simplemente recuérdale que terminaron y pídele que te dé tu espacio. Quizás esa misma actitud fue la que llevó al final y por ello vale la pena hacerlo notar.

El fantasma

-Un caso muy especial es el de los exnovios que simplemente desaparecen. No dicen mucho (o no dicen nada) pero su ausencia marca el final de la relación, sin muchas razones ni explicaciones. No hubo final, pero todo se terminó. No hay explicación, pero no son pareja. En casos extremos, no solo se borran físicamente, sino también digitalmente, bloqueo mediante.

Es difícil saber qué hacer en estos casos, pero opta por lo que es mejor para ti: “a otra cosa mariposa”, mira hacia adelante y no pienses más en él. Trata de alcanzar el equilibrio emocional y apuntar a superar el momento. No le des demasiadas vueltas al asunto, quizás ni siquiera él sepa lo que ocurrió. Importante: no te culpes de nada, una persona que desaparece de esa manera probablemente no sea tan valiosa como para conservarla en ti vida de una manera tan cercana.

El transformer

-El ex que cambia radicalmente puede causar asombro y hay dos situaciones diferentes: el que lo hizo para bien y el que lo hizo para mal.

En el primer caso, era todo un perdedor cuando estaba contigo, pero ahora es todo lo contrario. Ahora es popular, deseado, exitoso y buen mozo. Alégrate por él y sigue con tu vida.

El que cambió para mal: puede ser por tantos motivos, que lo más adecuado es que no te inmiscuyas nuevamente. Lo pasado, pisado.

El arrepentido

-El ex que te hizo daño y luego vuelve como manso cordero, es una clase especial. Te engañó, te hizo sufrir, pidió perdón, te volvió a engañar, sufriste y lo abandonaste. Ahora te lo cruzas nuevamente y se muestra como una paloma de la paz. ¡Cuidado! No es que la gente no pueda cambiar, pero debes tener doble precaución con esta clase de personas.

Borrón y cuenta nueva

Cuando alguien fue, fue. Si está afuera de tu vida, por algo es.

A veces, el corazón nos juega malas pasadas. Si cortaste con alguien fue por un motivo, debes recordarlo siempre si por algún motivo se cruza nuevamente en tu camino.

Si decides darle otra oportunidad, no lo tomes como una segunda parte, plantéalo como algo nuevo en forma explícita. Di claramente qué no debe ocurrir en esta oportunidad para que la relación sea saludable para ti.

No caigas en errores ya cometidos y mira siempre para el futuro. Si tiene el mismo nombre que antes, debe ser sobre otras bases para no volver a equivocarte.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"