Soy yo aceptando que debo seguir adelante sin ti

Así estoy yo, sombría y oscura sin ti, sin saber como seguir y como quitarme este sentimiento desgarrador que me parte en mil pedazos. Busco la forma de saber cómo avanzar y solo encuentro recuerdos de nosotros. No ha bastado llorar días enteros, cerrar los ojos e imaginarte, dormirme y pensar que es una pesadilla que estoy viviendo y luego estarás a mi lado cuando abra los ojos. No ha bastado el hablar de ti, el llamarte a llantos, el aguantar que ya no volveremos a estar juntos.

Tantos planes que hicimos, tanto que soñamos juntos. Nosotros fuimos de ésos sueños nunca realizados. Hoy solo pienso en todo lo que habíamos dicho que haríamos, nuestros logros, nuestra familia, pero siempre caminando de nuestro lado; y estoy aquí, sin haber logrado ninguna de ésas cosas contigo, porque no dio el tiempo, no dio el amor suficiente para superarlo.


Fueron tantas peleas y desaciertos, pero tantos momentos felices que no logro deshacerme de los recuerdos. No sé como seguir imaginándote cada noche a mi lado, como superar el dolor interno que llevo y el miedo a encontrarte en todas las esquinas cada segundo. Planeo encuentros fantasmas que no sé si sucederán, pero me visto y me arreglo por si algún día nos topamos y me miras con los ojos que me mirabas en el pasado.

Ya no seremos tú y yo por siempre, ya no tendremos nuestra gran casa con patio trasero, ni gatos ni perros; ni esos deseos de conquistar al mundo entero, los dos, siempre los dos. Se repite en mi cabeza cada momento. No encuentro mi identidad sin ti, no sé ni quien soy yo si no estoy a tu lado, pues tantos momentos que compartimos y éramos siempre ¨ nosotros¨ delante de todos, que nadie me halla si no estás tú conmigo.

A veces estoy con mis amigos en casa y cuando subo el ascensor, espero que saques tu llave para marcar mi piso, pero recuerdo que no eres tú quien está frente mío, que no estás ahí y que tengo que dejar de pensar y hacer cosas por inercia como si siguiéramos juntos.

El licor no sabe a lo mismo sin ti, cada vez que voy de fiesta o estoy con amigos, eres tú quien viene a mi mente, eres tú las risas que recuerdo de cada canción bailada juntos. Y te confieso, que hacer el amor sin ti no tiene sentido, pues la primera vez que me atreví, solo pensaba en ti y que te estaba engañando, y también que me estaba engañando a mí misma.

No puedes imaginar todas las veces que he despertado y he pensado en escribirte, de hecho he tomado mi móvil y he empezado a escribir, pero jamás termino por enviarlo, porque sé que no funciona, porque sé que pensarás que estoy buscando algo más, y sí, si estoy buscando algo más, estoy buscando tu amor, sentirte de nuevo, olerte nuevamente y dejarme llevar por ti.

Jamás imaginé que sufriría tanto sin tenerte y más aún, jamás imaginé que algún día romperíamos. Si te soy franca, siempre pensé que tendría hijos contigo, que me pondría mi vestido de novia y caminaría al altar viendo tu cara. Solo imaginé eso contigo, nadie más había tocado de esa forma mi alma.

Teníamos una vida juntos, nuestros amigos en común, nuestras familias estaban unidas por nosotros, y solo me pregunto ¿por qué tú y yo? ¿Por qué no fueron otros? Veo en Internet ésas parejas que frecuentábamos todo el tiempo y solo puedo sentir envidia de ellas, porque yo también quiero estar contigo, porque yo también merezco ser feliz a tu lado. No quiero nadie más, no necesito nadie más en mi vida. Solo te quiero a ti y a todos nuestros planes de vuelta.

Ha pasado el tiempo y miro hacia atrás pensando en que ésta es una nueva etapa, pues he vivido muchas a lo largo de que esto se ha terminado. Y aquí estoy yo nuevamente, resurgiendo de mis cenizas y dedicándome a mí, porque el tiempo es sabio y ha sabido mostrarme el camino que debo seguir.

Debo decir que pase por muchas etapas, desde la negación hasta la aceptación, y hoy me veo a mi misma en el espejo con la cara lavada y las lágrimas en su sitio, aceptando y siendo feliz ante la vida. Descubrí que no todo es dolor y detrás de él vienen inmensos aprendizajes que me han hecho crecer como persona cada día. Te guardo en mis mejores recuerdos, eres uno de los grandes tesoros que tengo en mi memoria.

Ahora soy yo en mi mejor versión, me amo con todos los defectos y virtudes que tengo, pues aprendí que soy humana y debo amarme más que a ti y que a nadie. Esto me ha enseñado a seguir, a saber que siempre hay un final y en ése final estaré yo misma esperándome en la puerta para curarme y entenderme.

Descubrí que te quiero, pero no te necesito. Esto no quiere decir que me hayas destruido o me hayas hecho daño. Simplemente me enseñaste y me acompañaste hasta el momento que no nos necesitamos más. Y te lo agradezco, porque fuiste un recuerdo hermoso de mi tiempo atrás, además, eras la pareja que necesitaba en ése momento.
He aprendido a vivir sin ti y a disfrutar más de la vida, de los amigos y de los momentos importantes. Y aunque de vez en cuando lama mis heridas, estoy bien, enfocada en seguir hacia adelante y construir todas mis metas sola o con la compañía que me depare la vida.

Solo me queda darte las gracias y decirte que te recuerdo con cariño, y que gracias a esto, soy una mujer más fuerte y más grande que nunca, con ganas de comerse al mundo y obtener todo en la vida. Me he construido pedazo a pedazo con las piezas que se cayeron el día que me dijiste adiós, y gracias a ello, soy más brillante y con la piel más gruesa.

Hoy, te digo despido, aceptando todo y feliz de que hayas pasado por mi vida


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"