La mujer, esa creación maravillosa de Dios, su papel tan importante en la humanidad!

Por siglos la mujer ha tenido un rol predominantemente enmarcado entre la procreación y el cuidado de la familia. El mundo personal de las mujeres solía ser muy limitado. En la actualidad, la dinámica del mundo de una mujer puede ser muy distinta, y digo puede ser, porque está en ella que sea así o no. En definitiva, la mujer tiene el potencial de desempeñar múltiples e importantes roles para su entorno personal y el mundo en general, el detalle es cuántos roles desea y elige desempeñar.

Claramente, mientras más roles desempeñe con amor y ética, más completa se sentirá en esencia. Entre esos roles que la hacen importante en el mundo actual, se puede mencionar los siguientes:

Como ser humano

La mujer como ser humano tiene un rol protagónico en el mundo actual, así como cada uno de los individuos que lo conforman. Y ese rol se relaciona con la responsabilidad que tiene de cultivarse como ser humano en creencias positivas, principios y valores que al ponerlos en práctica se reflejen en acciones positivas hacia la sociedad y el entorno en general, haciendo de esta manera una diferencia en el mundo y convirtiéndose además en modelo para otras mujeres y también para hombres.

La mujer que se cultiva internamente transforma el mundo que la rodea y, consecuentemente, el mundo en general, recordando que el cambio mundial comienza por el cambio individual.

Como miembro de una familia

Toda mujer deriva de un núcleo familiar. Toda mujer es hija, es hermana, es prima, es tía. Toda mujer tiene seres que llevan su misma sangre y con quienes comparte sentimientos, seres a quienes por gratitud o simplemente solidaridad, les debe atención y apoyo. La familia forma parte de los pilares de una sociedad, en ella nos formamos y nos convertimos en lo llegamos a ser. Los padres, los hermanos, los primos y los sobrinos nutren y aportan a la vida de toda mujer.

Cuando una mujer vela y apoya a la familia de la cual proviene, está atendiéndose y apoyándose a sí misma, está apoyando a una parte de sí misma, pero también está apoyando a una sociedad habida de valores como la unión y la solidaridad.

Como creadora de su propia familia

La mujer como creadora de su propio núcleo familiar desempeña a su vez dos roles muy importantes: el de pareja y el de madre. Tan importante es el tiempo que la mujer reserva para su pareja y sus hijos, como la atención y la escucha que les brinda mientras está con ellos. Cuando la mujer está en cuerpo y en mente para su pareja y sus hijos, a pesar del cansancio que le deja sus demás roles en la sociedad, hace la diferencia en su núcleo familiar.

La mujer constituye un apoyo emocional importante para el hombre y es la principal modeladora de sus hijos, con lo que impacta directamente a la sociedad, recordando que los hijos terminan siendo una proyección de los padres.

Como amiga

Para muchas mujeres, las amistades también forman una parte importante de sus vidas. Las amistades, al igual que la familia, aportan a la vida de toda mujer. El apoyo, el tiempo, la escucha, los consejos y el afecto de una amistad sincera hacia una mujer, suele hacer que esta responda con el mismo apoyo y afecto, por su misma naturaleza empática. Para una mujer una amiga o un amigo que en el tiempo demuestra sinceridad en su proceder y en su afecto, se convierte en una hermana o un hermano más.

Una persona más con la cual puede contar en momentos de dificultad y de compartir alegrías, una persona más que se verá impactada por lazos positivos, por valores como la amistad y la honestidad, valores que contagian a la sociedad a través de esos amigos.

Como profesional, emprendedora o empresaria

Es muy claro que en los últimos tiempos la mujer ha venido conquistando importantes espacios en el mundo empresarial, en la política, en la ciencia, en el deporte, en las artes, en las finanzas, en la tecnología, por mencionar algunas áreas.

De manera silente ha conquistado estos espacios demostrando sus capacidades, luego de haber reconquistado su derecho a prepararse y evolucionar. Hoy en día, casi toda mujer anhela con prepararse en la carrera de sus sueños, con adquirir los conocimientos y las herramientas de vanguardia que le permitan hacerse una carrera profesional a través de la cual servir a la sociedad y también hacer realidad sus sueños y metas de índole profesional y personal.

La mujer de hoy es una profesional independiente, una emprendedora o una empresaria que se ha preparado para ello, con los conocimientos técnicos pero también con los conocimientos que la potencian como ser humano y como mujer. Una mujer que aporta a la sociedad a través de la creación de bienes o la prestación de algún servicio, que además se aporta a sí misma en sentimiento de realización, éxito e independencia económica.

Como generadora de ingresos

La mujer de hoy es una mujer independiente que se vale de su profesión, de su proyecto de emprendimiento o bien de su empresa para generar los ingresos que le permitan hacer realidad sus metas profesionales y personales.

La mujer de hoy ha entendido que la clave de la evolución está en la preparación y en la actitud, que cuando se tiene el conocimiento necesario y la actitud correcta se cuenta con lo principal para iniciar un camino propio e independiente, el cual se va labrando con el esfuerzo y la dedicación diaria.

La mujer de hoy es una mujer que es capaz de generar ingresos para sí misma y para su familia, en caso de no contar con una pareja. La mujer de hoy es una mujer consciente de su poder personal para hacer realidad cada una de sus aspiraciones y sus sueños.

Como permanente estudiante

La mujer actual también ha entendido la importancia del aprendizaje continuo, lo fundamental de actualizarse permanentemente en los conocimientos relacionados con su profesión para ser mejor en su área y ofrecer un mejor servicio a la sociedad.

Pero también, la mujer de hoy ha comprendido que el conocimiento técnico no lo es todo, que el conocimiento y las habilidades relacionadas con su crecimiento y desarrollo personal son tan fundamentales como los conocimientos y las habilidades necesarias para ser una gran profesional, emprendedora o empresaria. La mujer de hoy destina un tiempo de su vida para formarse, haciendo uso de los múltiples recursos de aprendizaje disponibles en la actualidad.

La mujer de hoy entiende que en la medida en que sea una mejor profesional, emprendedora o empresaria, en esa misma medida va a impactar a la sociedad a la cual sirve, lo que posteriormente se le retornará en beneficios y satisfacción personal.

Como ciudadana

Sin duda, la mujer está teniendo un rol protagónico como ciudadana y como agente de cambio en muchas sociedades del mundo. Hoy más que nunca, en un mundo altamente globalizado en el que las personas pueden comunicarse de forma instantánea, la mujer eleva su voz en apoyo a valores como la libertad, la paz, la igualdad, la equidad, la defensa de los derechos humanos y la protección del medio ambiente; valores que cada vez más mujeres toman como consignas bajo protestas –presenciales y/o virtuales– en un mundo que día a día carece más de ellos.

Un mundo en el que la mujer ha perdido el miedo a alzar su voz en procura de sus libertades y sus derechos más fundamentales, haciéndose también responsables y cumplidoras de sus obligaciones fundamentales.

El protagonismo de la mujer en los cambios profundos que muchas sociedades están atravesando en la actualidad, es notorio e indiscutible, convirtiéndose muchas en auténticas líderes de cambio y de evolución para las nuevas sociedades del mundo moderno.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"