Socorro! Estoy saliendo con un niño grande

La edad es una cosa, pero la madurez es algo muy diferente.

Cuando empezamos una relación, esperamos que esa persona nos de algo beneficioso para nosotras, entre otras cosas, confianza y seguridad.

El problema es que muchas veces esperamos estar con un hombre, pero acabamos saliendo con un niño.

¿Quieres saber la diferencia?

Estas son las señales que indican que estás saliendo con un niño y no con un hombre… a pesar de lo que digan sus documentos.
 1.    No tiene planes para su futuro. Un niño normalmente piensa en estar en el presente, no muestra interés por lo que vendrá y lo único que busca es lo más fácil y lo que puede darse en el mismo momento.

2.    Espera que tú resuelvas todos sus problemas. Los niños son poco responsables y no saben actuar cuando hay una situación difícil, quieren que tu pongas la cara y que resuelvas sus problemas como si fueras su mamá.
 3.    Vive en el momento. La persona inmadura quiere ser joven y no toma una actitud adecuada, por ello viven en el hoy sin pensar las consecuencias del mañana.

4.    Juegos, juegos y más juegos. Y no se trata solo de los videojuegos en los que pasa horas y más horas: la relación misma es también un juego.

5.     Sufre de “mamitis (o papitis) crónica”: consulta con su madre cada cosa que va a hacer. Aunque esté estudiando y aún no tenga su propio dinero pueden trabajar, es claro que a él esa situación de dependencia no le molesta para nada. Si tiene algún problema y sale corriendo junto a sus padres y les pide dinero todo el tiempo, estás ante
muy malas señales.

6.     Si no logra lo que quiere, hace berrinches. Quiere quedarse en casa jugando videojuego y tú ir al cine, discuten y él hace una escena para lograr lo que quiere. Igualito a un niño.

7.     Cuando está con sus amigos, se divierte a lo grande y hasta es el alma de la fiesta, pero es totalmente inseguro cuando está con tu familia. Se retrae y habla con poca gente.

8.     Es manipulador. Busca que se haga lo que él quiere y lo hace manipulando. En lugar de ser franco y honesto cuando han peleado, se mantiene callado, pero encuentra maneras sutiles de hacer que tu vida se vuelva más difícil. En ocasiones toma venganza cuando él cree que es el momento más adecuado.

9.    Cambia mucho de trabajo, es poco perseverante en ese aspecto.


10.Aunque está en una relación contigo, conserva sus cuentas en las páginas de búsqueda de pareja.

11.  Nadie pide que se se ponga un bozal para no mirar a otras chicas, pero tampoco es cuestión de estar dando permanentes “like” a cuanta foto aparezca en sus redes sociales. Los hombres inmaduros siempre están viendo a qué otra mujer puede tener además de ti. Otras señales: si ves que se pone muy nervioso cuando le pides prestada su computadora o si actúa sospechosamente cuando le llegan mensajes (contesta en el baño o no deja nunca el celular cerca de ti), claramente no es el hombre con el que deberías estar.

12.Está contigo, pero prefiere tener actividades con sus amigos. Es más, las organiza y no siquiera te dice.

13.Tus cosas son sus cosas, pero sus cosas son de él nada más. No sabe compartir.

14.La persona inmadura puede presentar celos bastante marcados, como muestra de su inseguridad y además, son del tipo “eso es mío y no se toca”.
 

15.  Es difícil disentir con él, porque su orgullo infantil le impide reconocer sus errores. Si tienen alguna discusión, aunque sea pequeña, a él le cuesta mucho admitir que se ha equivocado y por supuesto, no pensará en pedir una disculpa, porque para él siempre el otro es el responsable de las discusiones en la relación. Su ego y su orgullo pueden ser tan grandes que se aleje por unos días, hasta que tú lo busques o le mandes algún mensaje.

16.Un hombre maduro es puntual con sus citas, porque sabe el valor del tiempo. Si tu novio es inmaduro llegará tarde porque se quedó jugando a algo… y no siquiera es capaz de avisar.

17.No enfrenta los problemas, en ningún ámbito. Más bien los rehuye.

18.No hace planes y no le gusta que tú los hagas. Si eventualmente algo se le ocurre, no puede haber ninguna modificación porque se enoja mucho.

19.Cuando lo necesitas, no está presente. Ya sea una enfermedad, una emergencia familiar: esas cosas parecen superarlo. Eso sí: tú siempre debes estar presente para él.

20.Sus halagos siempre esperan algo a cambio.

21.Sus promesas valen poco, porque nunca las cumple. A pesar de eso, sigue prometiendo… mucho.


22.Trata de ponerte celosa. Para él todo es un juego, y los celos son parte de eso, por eso siempre busca ponerte celosa y a prueba

23.Quiere arreglar todo con sexo Al no saber resolver los problemas como un hombre, siempre busca la solución más sencilla que es tener relaciones.

24.No sabe cómo controlar sus emociones. Suele confrontar y ser agresivo. No habla de sus emociones, porque no las puede controlar

25.Solo se preocupa por él. Es egoísta y muchas veces pone primero sus necesidades y beneficios antes de los tuyos

26.No acepta culpas. Al no tener la madurez, suele echar culpas antes de que el toma la responsabilidad de sus actos

27.No colabora con las tareas del hogar; es más, ve como algo natural que tú te hagas cargo de todo.

28.Es egoísta en la cama. Un niño busca su propio beneficio y por eso en el sexo el solo quiere su satisfacción y no buscará la tuya.

29.Se fija demasiado en tu aspecto, critica permanentemente cómo luces. La presencia es algo muy importante, pero si él solo quiere a su lado una chica que luzca sexy, tiene erradas sus prioridades.

30.Si le hablas de tus proyectos, no se muestra interesado.

Si quieres tener algo con perspectivas de futuro, no pierdas el tiempo con alguien que no desea lo mismo: solo perderás el tiempo y pasarás malos momentos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"