Sobre las relaciones líquidas y la fragilidad de los vínculos personales en la actualidad

¿Sabemos lo que queremos?

Según Zygmunt Bauman, un reconocido sociólogo y filósofo polaco, nos vemos obligados a adaptarnos a una sociedad que cambia de una manera demasiado rápida. entonces, se demanda que seamos flexibles para lograr adaptarnos y “acostumbrarnos” a estas transformaciones.

Estas adaptaciones originan las relaciones líquidas, además según Bauman desarrollamos una “identidad líquida” que se endurecerá en el exterior, es decir, se vestirá con una armadura. De esta manera, aparentemente será sólida y fuerte, pero por dentro la persona será frágil, débil y estará herida. ¿Todos conocemos a alguien con coraza no? Lo cierto es que el humano por naturaleza precisa una constante, de estabilidad para poder evitar esos vínculos tan frágiles, que cuando se quiebran terminan dañándonos más.

“Con nuestro culto a la satisfacción inmediata, muchos de nosotros hemos perdido la capacidad de esperar”.

-Zygmunt Bauman-

¿Como evitar caer en relaciones liquidas?

¿Podemos volver a las relaciones sólidas? ¿Podremos lograr relaciones tan solidas como las de nuestros abuelos?

Por supuesto, es pertinente mencionar que no todas las personas, sin excepción, se dejan arrastrar por esta “modernidad líquida”, pero si te has visto sumergido en todo esto o simplemente anhelas prevenir esta situación, o tal vez conozcas a alguien inmerso en esto, aquí te dejamos tres consejos:

Solidifica y arraiga tu identidad: conecta con tu “yo “verdadero, y más profundo, conócete a ti mismo y descubre qué es lo que verdaderamente quieres o necesitas, en tu interior hallarás respuestas. De esta manera, conseguirás ser una persona autentica, y esto es un escudo anti-relaciones liquidas.


Ajusta tu perspectiva: pregúntate honestamente, si valoras más la cantidad que la calidad y en función a la respuesta que obtengas, cambia tu perspectiva, recuerda que la calidad es la que te brindará satisfacción en largo plazo, aunque cueste más la construcción de relaciones de calidad.

Aprende a comprometerte: el compromiso y la responsabilidad no tienen por qué ser cagar pesadas, ni negativos, por eso, debes estar dispuesto a arriesgarte, a entregarte. A mostrarte vulnerable, simplemente no te preocupes tanto, no sobre pienses y no tengas tanto miedo, solo los que arriesgan ganan.
En algún punto, somos un fiel reflejo de nuestra sociedad moderna. Lo admitamos o no, el mundo que nos rodea tiene influencia en nuestras decisiones, comportamientos, escala de valores e incluso en las emociones que tenemos.

No es posible ni saludable pretender abstraernos de la sociedad en la que vivimos, por lo tanto, de una u otra manera, las formas de relacionarse que se instauran en nuestra sociedad, terminan haciendo mella en nosotros. Básicamente lo queramos o no, terminamos siendo hijos de nuestro tiempo.

¿Has establecido relaciones líquidas? ¿Qué piensas acerca de este tema?

Video propiedad de Síntesis TV


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"