Sigue los siguientes pasos y vence tu ansiedad

Sentir ansiedad de vez en cuando puede ser normal. Sin embargo, las personas que sufren trastornos de ansiedad con frecuencia sienten una preocupación intensa, excesiva y persistente, y son temerosas para todas las situaciones de la vida diaria.

La ansiedad es uno de los males más comunes de la actualidad, pues pasamos tanto tiempo pensando o mejor dicho temiendo acerca del futuro, que se nos escapa la posibilidad de disfrutar plenamente el presente, que es donde la vida realmente sucede. Por lo general los trastornos de ansiedad se manifiestan con episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror que llegan a su máximo en solo unos minutos denominados ataques de pánico.

Se han realizado muchos estudios, pero los científicos no han podido definir una causa exacta que genere este trastorno. Sin embargo, existen una serie de factores que pueden influenciar su aparición. Así que, podríamos decir que algunas de las causas de la ansiedad son: los factores hereditarios, el ambiente en el que vives, eventos traumáticos, sufrir demasiado estrés, vivir cambios radicales, etc. Entender por qué sufrimos de ansiedad, nos ayudará a hacerle frente al problema y llegar a solventarlo.
Una persona víctima de ansiedad podría presentar nerviosismo injustificado, cansancio físico y mental, irritabilidad, taquicardia, problemas para expresarse y dificultad para concentrase y avanzar en sus proyectos.
Aquí te traemos 6 trucos para combatir la ansiedad.

1.Comprende la raíz de tu ansiedad:

Este primer consejo lo considero el más importante y es que es necesario entender la ansiedad para lograr controlarla como ya os expliqué. Recuerda que la ansiedad es un mecanismo de supervivencia ante situaciones que el cerebro percibe como inciertas o peligrosas. Las sensaciones corporales son reacciones normales del cuerpo, no son perjudiciales en sí misma, un mecanismo que está preparado para “salvarnos” del peligro no puede al mismo tiempo realizarnos ningún daño. Cuando comprendes con claridad a que es lo que le temes, tienes más control sobre la situación y puedes empezar a tomar acciones para remediarla. Piensa lógica y racionalmente acerca de la ansiedad.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"