Si tu pareja no te besa, entonces no disfruta la intimidad contigo.

Muchas parejas no saben de la importancia de besar antes, durante y después de tener relaciones.
Si las parejas tuvieran más conocimiento del gran impacto que tienen los besos en su relación dentro y fuera de la cama, no los dejarían pasar tan fácilmente. La señal más clara de que hay atracción y deseo entre dos personas, es el deseo explosivo de querer besarse.

Tan absoluto como suena, si no sientes ganas de besar a tu pareja, entonces no sientes deseo ni conexión sexual (mucho menos emocional) con tu compañero de sábanas. Y me refiero a algo más que solo fruncir los labios y unirlos por una milésima de segundo cada vez que salen de casa o regresan a ella.

Aquellos que se desean no dejan que los besos se vuelvan una práctica rutinaria, sino todo un deleite que los lleva a los límites de su propio placer.

Lo increíble de esta práctica es que está tan llena de lujuria como de emoción, un buen beso posee ambas cosas en igual proporción, de ahí que si ha pasado tiempo en el que tú y tu pareja no se dan un beso apasionado y sin prisas, entonces es tiempo de revaluar su vida sexual.

¿Por qué son tan importantes?

Fisiológicamente, los besos son el gatillo de la libido y esto se debe a que provocan la liberación de las mismas hormonas que se liberan cuando se tienen relaciones sexuales; dopamina, oxitocina y cortisol, son los encargados de hacerte sentir, placer, euforia y energía. Sin estos tres elementos, hacer el amor sería prácticamente imposible.
Por otro lado, existe la creencia errónea de que los besos son un acto meramente femenino, que somos las mujeres las que más anhelamos los besos de nuestra pareja porque los relacionamos con nuestras emociones, que por una parte es cierto, pero por la otra, no solo tiene que ver con las mujeres.

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Indiana a 2000 personas, uno de los elementos más importantes para disfrutar más la intimidad son los besos, el afecto y el cariño, de acuerdo a las personas entrevistadas, demostrando que los besos no son cosa de género, sino de conexión sexual y emocional.
Tan fácil como entender que si estás con una persona con la que tienes compatibilidad sexual y amor del bueno, entonces los besos apasionados y tiernos nunca faltarán, simplemente porque es una respuesta natural entre dos personas que comparten emociones, sentimientos y sobre todo deseo sexual mutuo.

5 razones por las que una pareja se deja de besar

#1. Se apagó la pasión en general en la pareja o tenemos la libido puesta en otro lado.

#2. Tuvimos hijos: al tener hijos tal vez ya no creemos tan importante ese intercambio con nuestra pareja. Un beso apasionado con nuestra pareja es demostración de cariño pero también de contacto sexual, muchas veces tememos mostrar este tipo de contacto frente a nuestros hijos.

#3. Tenemos la libido puesta en otro lado, dejando a un costado a la pareja.

#4. Prejuicio por creer que eso de los besos apasionados hay que dejarlo para adolescentes y jóvenes que recién empiezan con el contacto sexual. En nuestra sociedad todavía esta mal visto que una pareja de años esté a los besos apasionados en público.

#5. Otro condicionante es que, a veces, nos preocupa pensar que para nuestras parejas un beso apasionado es sinónimo de “vamos a tener sexo”, y no siempre el desenlace es la cama. En muchos casos, sobre todo las mujeres, tomamos al beso como un mimo, un gesto de cariño, de sentirse deseada.

¿Cómo reavivar ese sentimiento?

La Psicóloga y sexóloga Cecilia Borghetti explica que “el desafío es volver a los tiempos en los que estábamos de novios, dándole un lugar importante a los juegos amorosos, conectándonos y sintiéndonos el uno al otro. Volvamos a decirnos cosas lindas, a rozar los pies debajo de las sábanas. Y por sobre toda las cosas a volver a sentir ese encantamiento en los besos”.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"