Si te controla, no es amor

Tiene una rutina estricta. Generalmente son hombres muy rígidos con su rutina, hacen todo y quieren que tú hagas todo siguiendo horarios específicos.

No tienes libertad para moverte y sorprenderlo con una cena no planeada y esto hace que la relación se vuelva monótona. Todo tiene que estar organizado, desde lo que comen, a dónde van, lo que compran.

Todos los planes tienen que pasar por su revisión y llega un momento en que no eres capaz de decidir por ti misma lo que más te conviene y te hace feliz.
Es quien más te critica y cree saberlo todo. Los hombres controladores necesitan hacer sentir mal a los demás para sentirse bien con ellos mismos. No valoran tus éxitos, critican todas tus decisiones y hasta tu manera de hablar o de vestir.

Creen que su opinión es lo único que cuenta y aunque desconozcan del tema, siempre tienen algo que decir y no aceptan comentarios al respecto.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"