Si querés llorar, llorá: los beneficios del llanto

Si vemos llorar a alguien, lo primero que le decimos es “no llores” y si somos nosotros, lo primero que se nos ocurre es ocultar nuestras lágrimas.
Está mal visto llorar, se considera una falta de carácter, una debilidad o una cobardía, pero no debería ser así.

El llanto no solo sirve para mostrar tristeza, nostalgia, angustia, miedo, dolor, pena o rabia, también nos ayuda, aunque parezca contradictorio, a expresar felicidad o alegría. Funciona como una forma de expresión, pero también de liberación, una muestra de sensibilidad e inteligencia emocional que tiene grandes que tiene beneficios:
El llanto es una reacción natural del cuerpo, que ayuda a manejar las emociones negativas que nos abruman y positivas que nos desbordan. Sin este mecanismo de liberación, la mente e incluso algunos órganos podrían verse afectados en su funcionamiento.

No todas las lágrimas son iguales

Aunque todas las lágrimas pueden parecer exactamente iguales, en realidad existen tres clases y cada una tiene una composición distinta, dependiendo de su función y origen.
Las basales están compuestas principalmente por proteínas y permiten mantener los ojos húmedos con cada parpadeo.
Las lágrimas reflejas están desencadenadas por agentes externos, como el humo o el viento. Su importante misión es proteger a los ojos frente a la irritación causada por esos agentes, muy dañinos para esos órganos.
Por último, las lágrimas emocionales surgen como una respuesta a variadas emociones y son, en esencia, a las que nos referimos cuando decimos que estamos llorando. Contienen diversos elementos: neuromoduladores (prolactina, hormonas adrenocorticotrópicas y leucina-encefalina) que funcionan como analgésicos naturales, lo que les hace cumplir importantísimas funciones.

Llorar para estar bien

Esta es una lista de algunos beneficios de llorar, a nivel físico y emocional:

1. Desintoxica el cuerpo. Las lágrimas contribuyen a la lubricación de los ojos y protegerlos de infecciones. También ayudan a que estén libres de polvo y objetos extraños, como diminutas pelusas y contienen un fluido llamado lisozima, que protege a los ojos de algunos gérmenes y bacterias.

2. Dejar que fluya el llanto activa el sistema parasimpático, encargado del descanso y la digestión, logrando así un efecto relajante. El líquido de los ojos es similar en su composición al que segrega el cuerpo en la sudoración, es por eso que el estrés se reduce considerablemente.

3. Un estudio realizado en el año 2014 comprobó que las lágrimas de tipo emocional liberan sustancias esenciales para que las personas nos sintamos bien: oxitocina, estrógeno y algunos opioides naturales, sustancias que disminuyen el dolor físico y emocional, lo que deriva en una sensación inmediata de calma y bienestar.

4. El llanto propicia una mejora del estado de ánimo y provoca que el cerebro se sienta más fresco gracias al oxígeno extra que ingresa en tu sistema. No es raro que después de llorar, soltemos una carcajada o esbocemos una sonrisa: esto ocurre porque la oxitocina y las endorfinas liberadas contribuyen a mejorar el estado de ánimo.

5. Las personas afligidas por alguna dolencia física o por un problemas emocional pueden experimentar problemas a la hora de dormir. El llanto, con su efecto de relajación, la acción positiva sobre el humor y el alivio del dolor, puede ayudar a que concilien mejor el sueño y duerman más fácilmente.

6. Llorar resulta ser un calmante natural, ayudando a reducir la ansiedad y el estrés. William H. Frey, bioquímico en el Centro Médico St. Paul-Ramsey de Minnesota, menciona que al llorar se eliminan las sustancias generadas por la tensión nerviosa, como el cloruro de potasio, el manganeso, la prolactina y la adenocorticotropina. Al llorar disminuyen los niveles de manganeso, un mineral muy relacionado con estados de ansiedad, nerviosismo o agresividad y la adrenalina y noradrenalina, sustancias segregadas en cantidades más abundantes ante las situaciones de estrés o peligro.

7. El llanto ayuda a evitar los problemas gastrointestinales. Un estudio realizado en la Universidad de Pittsburg descubrió que las personas que padecen úlcera o colitis crónicas derivadas del estrés, lloran menos que las personas sanas.

8. Según una investigación realizada en la Universidad del Sur de Florida, el llanto calma las emociones y estabiliza el ritmo de la respiración de las personas estresadas, quienes regularmente tienen un ritmo cardíaco elevado y una sudoración excesiva, permitiéndoles mejorar también la respiración.

9. El llanto aumenta la empatía entre las personas. Cuando una persona ve a otra más o menos cercana llorando, empatiza inmediatamente con ella y le brinda su apoyo. En ese momento la primera idea es que esa persona necesita ayuda, que le ha ocurrido algo malo, siente algún dolor o está muy afligida por algún motivo. Sea el motivo que sea, su llanto nos atrae y nos acercamos. Para la persona que llora, sus lágrimas son un pedido de atención o apoyo y constituye una elemental forma de estimular el apego.

10. Muchas veces, llorar ayuda a aceptar el error y ver la manera de enmendarlo, algo imprescindible para mejorar.

Conocerse mejor a uno mismo es uno de los grandes beneficios de llorar. Las lágrimas dicen mucho de nosotros y nos permiten saber cuáles son nuestras debilidades o vulnerabilidades, en qué momento necesitamos de otros y qué nos afecta en mayor o menor medida.

Llorar es bueno para la salud. Si intentamos contener las lágrimas, estamos bloqueando la “limpieza emocional” que tantas veces es necesaria, por lo que no es apropiado sentir miedo, temor o vergüenza por expresar y descargar lo que llevamos dentro.
Como un dato muy curioso y que reafirma la importancia del llanto como una forma de descarga emocional, desde el año 2013 se realiza en Japón el rui-katsu, que podría traducir por “buscando lágrimas”. Básicamente es la reunión de un grupo de personas en una sala. donde se proyecta un video y tras unos momentos empiezan a llorar. La finalidad es sacar a exterior las emociones de las persona, en una cultura en la que ocultar los sentimientos es lo habitual. La actividad tiene muchos adeptos en el país.
Así que la próxima vez que sientas ganas de llorar, no te reprimas, puedes estar atentando contra tu bienestar al hacerlo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"