Si estás viviendo con un hombre, lamentamos decirte que estás trabajando alrededor de 7 HORAS EXTRAS

Esto no es para nada exageración, en absoluto, mantener la casa en orden es un verdadero desafío, requiere de un gran esfuerzo que ni se imaginan.

Hay mujeres que no tienen hijos, pero les basta y sobra con vivir con un hombre diariamente y sobre todo aquellos hombres que son unos vagos. Parece que es parte de su extraña naturaleza, no levantar la tapa del excusado al orinar, dejar los calcetines tirados por todas partes y limpiarse con lo primero que encuentren. Son situaciones que parecen insignificantes, pero, sin duda, te llevan 7 horas extras de la semana. Llegar cansada a la casa del trabajo y tener que lidiar con aquél desorden antes de dormir es fatal.

Esta problemática para no caer a puro cuento fue llevada hasta un estudio, el cual fue realizado por la Universidad de Michigan en EE.UU, el objetivo era descubrir si realmente las mujeres se agotan más al compartir un hogar con un hombre que en el trabajo. De acuerdo a Frank Stafford, investigador del Instituto de Análisis Social de la Universidad de Michigan, los hombres pasan más tiempo fuera de casa, divirtiéndose con sus amigos o en el trabajo.

Esto se concluyó después de analizar a hombres y mujeres, los cuales describieron sus tareas desde el año de 1968 hasta el 2005. El formato era simple, ambos tenían que anotar el quehacer y cuánto tiempo le dedicaban diariamente. Sin hacer trampas, lo más sinceros que pudieran.

Entre las principales actividades estaba mantener limpia la casa, cocinar las veces necesarias, lavar la ropa, cuidar y mantener a los niños aseados, el jardín limpio, la cocina impecable y las sabanas de la cama de los cuartos cambiadas semanalmente. ¿Qué descubrieron los expertos? Una mujer soltera e inclusive con hijos, solo dedicaba 12 horas de trabajo a su casa. Contrario a las mujeres casadas, ellas prácticamente doblaban el número, ¡así es casi 20 horas a la semana! 7 horas más que una mujer soltera. ¿Pueden creerlo? Ya se imaginaran cuál es el motivo.

Lo curioso es que los hombres apenas y trabajan 6 horas en tareas domésticas. Sin embargo, se trata de un círculo vicioso, pues la mujer está cansada pero tampoco confía en que su pareja es capaz de regar el jardín, lavar los trastes, aspirar, limpiar el baño, hacer las camas, entre otras. Simplemente el hombre no da la confianza necesaria para encargarle todo ese tipo de cosas y que las hagan tan bien como puedan. Sin rastros de suciedad alguno.

El hecho es que no se trata de que ninguno de los dos adquiera un rol. Más allá de las ideas feministas o machistas, mantener el hogar en buen estado debe ser una actividad compartida.

¿Qué pasaría si la mujer por alguna razón no pudiera recoger más? Confiemos más uno en el otro, hay que ser mejores personas y no caer en la doctrina que nos impone la sociedad.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"