Señales y pistas que me enseñaron a reconocer a los patanes

Presumen de sus cualidades en la cama
En ocasiones nuestro ego se apodera de nosotros y permite que digamos algunas cosas que es preferible evitar y después pensar que no debimos haber abierto la boca. Aun así, si estamos seguros de que somos muy bueno en algo, lo mejor siempre es mantenernos lo más humildes posibles. El hecho de que nos consideremos buenos en algo no significa que en realidad todos piensen lo mismo. A un patán se le reconoce claramente porque suelen presumir sobre lo muy buenos que llegan a ser en la cama. Te prometen hacer tocar el cielo como nunca nadie lo había hecho jamás, pero lo peor del caso es que la mayoría de las veces, solo son puras palabras y nada de acción.

Piensan primero en sus necesidades
Un caballero jamás antepondría sus necesidades por encima de las tuyas, pero un patán si, sin importar que o quien. Y es muy evidente. Si han hecho algunos de sus planes o tú tienes en mente un algún lugar de tu preferencia para salir los dos, el siempre buscara una manera de escaparse de eso o una excusa para no asistir. Pero si se tratara de algún lugar o cosa que el desee, buscara maneras de convencerte para obtenerlo. En conclusión, solo importa lo que él quiere porque el mundo gira en su entorno.

Muestran conversaciones con otras chicas
Recientemente tuve la oportunidad de conocer a una persona, que en ese momento llegué a pensar que podría funcionar y podríamos tener algo lindo y serio con él. Al momento de salir, todo era muy divertido, todo lindo, todo parecía ser perfecto. Pero hubo una vez, en el que él quiso como tratar de quedar bien conmigo y lo que hizo fue cavar su propia tumba y fue como una alarma mental que me decía que tuviera cuidado con él. Llegó a pensar que al mostrarme una conversación con otra mujer, crearía mucha más confianza de mí hacia él. En esa conversación en la que me mostró, señalaba que él era hombre de una sola mujer y que solo quería estar conmigo nada más. Y desde ese momento todo se tornó muy incómodo y tenso, pero yo preferí callar. Al pasar los días, el hizo lo mismo con la mentalidad de que si yo tenía la suficiente confianza con él, llegaría a decirle: “Si quiero ser tu novia”.

Pero cometió un error, porque solo logró alejarme por completo de él, ni terminar con un buen concepto suyo y es que a mi parecer, ese tipo de conversaciones no son para estar mostrándolas ni con la mejor intención posible, ¿o sí?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"