Señales y pistas que me enseñaron a reconocer a los patanes

La vida es un ciclo constante de aprendizajes hasta en los momentos que menos creíamos, nos enseña algo nuevo que permite que veamos la vida de otra manera. Con respecto al amor y a las relaciones también se va aprendiendo y vamos conociendo que es lo queremos y buscamos en una persona. Esta sin duda una de las mejores sensaciones del mundo y más cuando el amor es correspondido. Aunque lamentablemente tenemos que estar conscientes de que no siempre sucederán las cosas como nosotras queremos y no todas las personas serán buenas. Pero no por eso significa que no nos cruzaremos con personas magnificas en nuestra vida.

El poder saber quiénes son patanes me ha servido de mucho, debido a esto puedo estar clara de qué es lo que le puedo permitir o no en mi vida. Y en el momento que me sienta lista para establecer una relación, será porque esa persona vale la pena y es merecedora de una oportunidad.


Es normal que después de pasar por algunas decepciones amorosas no sintamos triste, enojadas, con mucha ira y una infinidad de sentimientos encontrados, pero lo importante de esto es poder tomar esta mala experiencia como algo positivo y algo nuevo que aprender. Aunque no es para nada fácil pero es la mejor manera de ver dicha situación, en vez de estar lamentando lo sucedido. Es lo que la vida me ha enseñado con los años y en especial con los hombres. Había ocasiones en las que me encontraba decida a abrir nuevamente mi corazón al amor, pero con lagunas señales, me daba cuenta de que lo mejor era no hacerlo. Y es preferible evitar un mal rato, antes de que sea tarde ¿o no? Con el pasar del tiempo y mis experiencias he podido aprender a reconocer a los patanes. Y me siento muy feliz por esto, porque me ha servido para poder librarme de unos cuantos que se cruzan por mi camino. Te daré un breve resumen.


Te hablan de otras chicas
Una de las señales más notorias para poder saber cuándo un hombre es un patán, es al momento de salir con ellos y te comienzan a hablar mal de otra chica. Hay algunos que se expresan de mala manera de ellas, quizás por resentimiento hacia ellas por alguna mala experiencia o una relación fallida. Al final terminan siendo ellos las víctimas y hacen quedar mal a esas chicas. El punto es que el simple hecho de ser capaces de hablar mal de una mujer los hace quedar mal a ellos. Otros hombres no hablan mal de otras mujeres, pero si te encuentras saliendo con una persona, no es muy divertido escuchar como hablan de sus exparejas, por lo menos en ese preciso momento no es el más indicado.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"