Señales que indican que un hombre no te merece

Nadie es perfecto y mucho menos en el campo de las relaciones de pareja. Normalmente estas se construyen con muchos tiras y afloje, momentos buenos y de los otros. En líneas generales, hay que compatibilizar la educación y las historias diferentes, para poder llegar a una base cierta de entendimiento.

Es normal que haya desencuentros y discusiones y con el tiempo, crees haber encontrado al hombre perfecto.

Sin embargo, a veces el sentimiento nubla la razón, te impide pensar claramente y no ves cosas evidentes.

Indicios

Hay cosas que no te gustan, detalles que se acumulan y se acumulan. Le miras a los ojos esperando las respuestas a las preguntas que no dices en voz alta, pero nada ocurre y tu tortura aumenta.

Por eso, esta es una pequeña guía que te indica que un hombre no es realmente el adecuado para ti.

1. No te hace sentir especial: toda mujer necesita estar al lado de alguien que nos recuerde y nos demuestre que somos especiales y que le importamos. Si un hombre no lo hace, definitivamente no te valora lo suficiente.

2. Él realmente no se comunica, no busca profundizar la relación entre ambos. En realidad sientes que estás en una relación asimétrica, en la que tu pareja sabe todo de ti pero tú no sabes mucho. Cuando tienen un problema, él hace oídos sordos y dice simplemente que esperará que se te pase el enojo. No expresa sus sentimientos ni dice lo que piensa, además cree que las muestras de afecto son un símbolo de debilidad.

3. Él te critica constantemente, no aprecia tus virtudes. Muchas veces te hace sentir inferior y avergonzada de ti misma cuando están con otras personas, con apreciaciones y bromas crueles, críticas y observaciones hirientes, ya sea respecto a tu físico, tus decisiones o tus sueños. Recuerda que para que alguien sea un compañero, debe serlo realmente y merecerse toda tu confianza.

4. Un hombre que no te respeta como persona no merece estar a tu lado. Si se siente superior y es machista en sus costumbres, no te respetará como una persona independiente. Un lazo sentimental no significa que seas su propiedad.

5. Aunque él esté de su lado, te sientes sola, abandonada y no apreciada en todo momento. Esperas que esa situación cambie algún día, pero íntimamente sabes que eso no ocurrirá.

6. Él siempre marca la agenda, siempre está en el asiento del conductor. Decide todo, desde lo más pequeño a lo más grande y no te hace participar en ninguna decisión. No importa tu decisión, solo la suya.

7. Sabes que no eres su prioridad y cuando viene junto a ti, es porque todo lo demás ha fallado y te lo hace sentir en forma inmisericorde. Tu no estás en los primeros lugares en su lista de prioridades, más bien estás relegada, ya que él no dedica tiempo para ti.

8. Cambia y cambia los planes, normalmente por cosas que él prioriza antes de ti. Puede avisarte 10 minutos antes que no saldrán, los imprevistos siempre son más importantes que ti. No cambiará su rutina por ti, pero sí cambiará la tuya sin ningún remordimiento.

9. Siempre evitará tus preguntas sobre el futuro: para él, nunca es momento para tocar el tema. En realidad lo que busca es evitar todo tipo de compromiso y mucho menos contigo.

10. Cuando te ocurre algo importante, ya sea positivo o negativo, él no está a tu lado, La razón es muy simple: simplemente no le interesas.

11. Solo aparece cuando él quiere y ni siquiera sabes bien por qué lo hace, no hay muchas explicaciones al respecto.

12. El sexo con él es solo eso, no hay compromiso afectivo por parte de él.

13. Es difícil ubicarlo, te deja en visto y se enoja si le reclamas. También se enoja (y mucho) si tú no estás a su disposición cuando él quiere.

14. Es impuntual, siempre te hace esperar y no le importa eso.

15. No te invita a sus reuniones, sólo conoces a sus amigos y su familia por fotos y por cuentos, en el mejor de los casos. Por supuesto, tampoco tienen muchos datos de su trabajo. La explicación es muy sencilla: no tiene ningún interés en introducirte en tu vida y de ahí no pasarás.

16. Te has acostumbrado a vivir en la incertidumbre: haces planes “por si él puede salir contigo”, te has hecho experta en cambiar planes a último momento.

17. Llegas a apreciar gestos de él que en realidad no son propios de una relación de pareja. Aprecias una simple llamada como un gesto de amor, cuando en realidad es solo una llamada y probablemente porque él necesita algo.

18. Por ir detrás de él o mejor dicho, por estar pendiente de él, estás quedándote sin amigos, ya que pospones una y otra vez los planes.

19. Te haces serias preguntas, dudas de la relación, sabes que no va por el camino adecuado. Te acostumbras a vivir en la esa incertidumbre, que te hace sentir mal, pero te sientes inmovilizada.

20. Has llegado al convencimiento que la relación no es lo que necesitas y mereces, pero no tomas las medidas adecuadas. En realidad no haces nada y repites el mismo modo de funcionamiento de la pareja: esperas que él tome la decisión, pero él jamás lo hará.

Reconócelo y acéptalo de una vez: este hombre nunca te dará lo que mereces, no es para ti. Cultiva tu auto respeto y deja de estar a sus pies y a su servicio, no puedes quedarte estancada en esta relación que no te lleva a ningún lado.

Recordarás el dicho “mejor sola que mal acompañada”: esto es peor aún, porque en realidad no estás acompañada.

Sabrás que hay personas incapaces de querer a nadie porque se quieren demasiado a ellas mismas, que jamás abrirán su corazón, no dirán nunca “te quiero”.

No pierdas el tiempo si estás en una relación de este tipo: sal inmediatamente, solo conseguirás dolor y nada bueno saldrá para ti.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"