Señales que indican que algo no anda bien en tu zona íntima.

Cuando de higiene femenina se trata es importante ser bastantes cuidadosas, más aún si se trata de la parte íntima en particular. Muchas veces creemos que con el simple hecho de lavar bien esa zona o utilizar el jabón adecuado para el efecto, es más que suficiente. Sin embargo, con eso no está todo dicho, pues hay que saber que las mujeres necesariamente debemos ser precavidas con nuestra zona íntima, ya que si no la cuidamos correctamente podemos poner en peligro nuestra propia salud.

Siempre debes prestarle una especial atención a tu vagina, porque existen señales que indican que no todo está en orden como: comezón, ardor o un olor extraño. Por ese motivo es indispensable que al momento de notar algún cambio en ella que no sea de tu agrado, inmediatamente acudas al médico.

Debes saber que los factores que pueden poner en riesgo la salud de nuestra vagina son varios, comenzando por la ropa interior, los pantalones muy ajustados, el exceso de sudor, la utilización de productos íntimos o algunos cambios hormonales, que también pueden influir. Así que es importante que brindemos la misma atención a esa zona como cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Por eso aquí te contamos cuáles son algunos signos de alarma:

Dolor al tener relaciones íntimas
Puedes llegar a sentir cierta molestia al momento del sexo, normalmente eso está relacionado con problemas psicológicos, pero en otras ocasiones, y de manera más rara, puede tratarse de un problema de himen imperforable, relacionado por supuesto con el cuello uterino, o por otro lado, alguna infección. Como sea, estos problemas no sólo nos impiden tener relaciones sexuales, sino también usar tampones. Lo ideal es que este problema sea detectado por un ginecólogo y que pueda solucionarlo con una cirugía.

Sangrado Irregular

Normalmente si tienes sangrado o pequeñas manchas que aparecen cuando no estás menstruando, puede ser por culpa de un desequilibrio hormonal. Estos síntomas suelen ser ocasionados por métodos anticonceptivos, problemas de estrés o cambios drásticos de peso, incluso puede ser una señal de que estás embarazada. Sin embargo, cuando el sangrado comienza a hacerse presente luego de la actividad sexual o muchas veces hasta sin causa aparente, puede ser una señal de cáncer cervical. Sea cual sea el caso, ante este síntoma es importante acudir de inmediato a un especialista.

Flujo irregular o comezón

Si llegas a notar algún cambio en esa zona, acompañado de un flujo irregular de color amarillento o blanco, además, si hay incomodidad ya sea por ardor o picazón, podría ser debido a una infección. Comúnmente este problema suele suceder por culpa de un hongo y su tratamiento por lo general debe ser con antibióticos. Para evitar este tipo de infección se recomienda tomar agua de manera constante, comer yogur y por supuesto limpiar bien tu zona íntima. Pero una vez que empieces a experimentar estos síntomas, lo primero que debes hacer es acudir al médico.

Resequedad o irritación vaginal

Presentar resequedad o irritación en esa zona puede ser señal de una vagina no saludable. El descenso de hormonas que se produce durante la menopausia hace que la piel y la mucosa genital cambien, causando picor, irritación y sequedad. La menopausia puede crear estos síntomas, tanto dentro como fuera de la vagina, incluso puede incluir descamación de la piel, relacionada con la piel madura. Esto es algo común entre las mujeres, sin embargo, tampoco hay que tomarlo como algo normal, pues requiere de atención médica, porque aparte de ser algo sumamente incómodo, también puede llegar a provocar dolores durante un encuentro íntimo.

Ardor al orinar
Ésta es una señal muy evidente de que te encuentras con problemas de infección urinaria. Este síntoma puede ser causado por varios motivos relacionados con los malos hábitos, como por ejemplo aguantarse las ganas de orinar o por no tomar suficiente agua, también puede darse por tener sexo. Lo cierto y concreto es que terminarás irritando tu zona íntima. La frecuencia con la que orinas también puede verse alterada debido a una infección. Si comienzas a orinar más veces de lo normal o notas un olor distinto puede ser porque algo no anda bien en tu cuerpo. En este caso lo más conveniente es acudir al médico para recibir un tratamiento ya que tus riñones también pueden estar en peligro.

Olor a pescado

Cada vagina de por sí tiene un olor característico, que tal vez no sea el más lindo, pero tampoco es desagradable. Pero si empiezas a notar que tu zona íntima tiene un olor como a pescado y con flujo transparente o de color verde, inmediatamente debes acudir al médico porque es una señal evidente de que requiere atención profesional, ya que lo más probable es que se trate de una infección. En algunos casos puede que se trate de una vaginosis bacteriana, causada por una sobreproducción de bacterias y un pH vaginal desbalanceado. Éste es un problema muy común y de fácil tratamiento así que acude con tu ginecólogo. En teoría la zona íntima no debería producir un olor muy fuerte.

Infecciones vaginales constantes
Si sientes que tu vagina no está feliz y constantemente tienes problemas de infecciones, una tras otra, es probable que tal vez necesite un descanso. Ésta es una de las formas de decirte que necesita otro tipo de trato, diferente al que le estas dando. Quizá estás en una relación infeliz, o tú no estás feliz contigo misma. Trata de darte una pausa y reorganizar bien tu vida, come sanamente, evita la ropa ajustada, trátala bien, reduce tu consumo de alcohol y azúcares. También acude al médico para expresarle sobre esas infecciones, tal vez te realice otro estudio más específico para descartar cualquier otra enfermedad.


Por más simple que parezcan los problemas vaginales, siempre debes hacerte revisar de tanto en tanto, a veces nos dicen por fuera lo que tenemos por dentro y en algunos casos puede tratarse de algo grave.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"