Señales De Que Tus Intestinos Están Mal (Aunque Te Sientas Bien)

A veces sentimos síntomas verdaderamente molestos que ni siquiera sabemos a qué o con qué relacionarlos. Si el problema es que te enfermas de manera constante, sientes comezón en varias zonas del cuerpo o incluso de andas de mal humor de manera muy seguida, puede que haya algunos factores culpables de esos males, sin embargo, tampoco deberías descartar los problemas intestinales. Como verás, cada persona tiene un tracto digestivo, que es donde normalmente se acumulan millones, billones y trillones de bacterias, y aunque la mayoría no muestre características peligrosas, pueden estar alojadas las que son terriblemente tóxicas para el cuerpo humano.


Es importante saber que todos los organismos de nuestro cuerpo coexisten en equilibrio constante unos con otros, esto significa que sensaciones como la tristeza o el mal humor que experimentamos, muchas veces no tiene que ver con el cerebro, sino con el intestino.

Aunque parezca difícil de creer, un alto porcentaje del sistema inmunológico reside en el intestino y como ya sabemos que habitan bacterias, tanto buenas como malas, puede que éstas nos produzcan problemas estomacales, sin sentir incluso dolores en esa zona. A continuación te mostraremos cuáles son algunas señales que indican que tu intestino no está funcionando correctamente, aunque tú no lo sientas así.

· Te enfermas de manera constante: Debes saber que el 70 % de tu sistema inmunológico reside en los intestinos. Es un moco delgado y pegajoso que básicamente se encarga de delinear el tracto digestivo y está hecho de células encargadas del sistema inmune al igual que bacterias intestinales. Por eso, si te enfermas de manera constante, es probable que algo no esté funcionando en óptimas condiciones en esa zona del organismo. Lo que se recomienda ante los problemas relacionados con el intestino es que consumas principalmente alimentos ricos en fibras, como podrían ser las frutas, las verduras o los granos enteros. Debes saber que alimentarte de manera adecuada, ayudará al mejor crecimiento de la bacterias buenas en el intestino, dejando de lado el crecimiento de las bacterias que podrían ser consideradas como tóxicas, o sea, las que nos producen enfermedades. Otra forma de combatir las enfermedades causadas por el mal funcionamiento intestinal, es consumiendo probióticos, pero antes de hacer eso es recomendable consultar primero con un médico.

· Salpullidos en algunas partes del cuerpo: Los salpullidos en ciertas zonas del cuerpo, como los codos y las rodillas son señales de que podrías tener enfermedades en la zona de los intestinos. Normalmente si se presentan como eczemas podrían tratarse de una enfermedad celíaca, una condición autoinmune que te vuelve hipersensible al glúten. Más del 25 % de personas con esta enfermedad presentan este síntoma y no necesariamente viene acompañado de molestias gastrointestinales. Si tienes esta enfermedad, al consumir el glúten, harás que tu cuerpo libere un anticuerpo llamado IgA, el cual ataca directamente a los intestinos. En cambio, si logras diagnosticar este problema a tiempo sólo debes llevar cabo una dieta libre de glúten y listo. Hoy día existen alimentos con etiquetas “libre de glúten”, que te ayudarán de esa forma a escoger mejor los productos que debes ingerir.

· Tus dientes se ven sucios y descuidados: De verse limpios y blancos, pasan a un estado sucio y amarillento, señal de que el esmalte se ve muy descuidado. No necesariamente debe tratarse de un problema bucal aunque la repercusión sea en esa zona del cuerpo. También podríamos estar hablando de una enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD), o reflujo simplemente. También debes controlar otros síntomas que son particularmente, garganta seca, tos y estornudos. La forma de diagnosticarse el GERD es a través de una endoscopia o con rayos X. Esta enfermedad se produce cuando el esfínter esofágico inferior, que es un músculo que actúa como válvula entre el estómago y el esófago, se debilita o se relaja en el momento que no debe, lo cual provoca que los contenidos del estómago asciendan al esófago. Existen varias formas de tratar esta enfermedad, principalmente debe haber cambios en el estilo de vida relacionados con una dieta correcta, también se debería bajar de peso, usar prendas holgadas, mantener una postura erguida luego de comer y por supuesto consumir ciertos medicamentos, principalmente los antiácidos.

· Te sientes deprimida: Seguramente en algún momento te has preguntado cuál es la relación entre las cosas que comemos y los estados de ánimos, ya que hay ciertos alimentos que al consumirlos te levantan el ánimo o te hacen sentir feliz, así mismo, también hay ciertas cosas que al ingerirlas producen en nosotros efectos totalmente contrarios. Todo esto tiene una explicación, y es debido a que en los intestinos habitan ciertos tipos de bacterias que son capaces de incrementar el riesgo de desarrollar ansiedad o depresión. Cuando hay muchas bacterias malas en el intestino, se activan unos receptores en el tracto gastrointestinal, que a su vez se encargan de la liberación de sustancias antiinflamatorias como las citoquinas que, de viajar al cerebro, hace que se transforme en depresión. Para evitar todo esto, lo más aconsejable es que consumamos una dieta rica en verduras, granos integrales, frutas y menos azúcares, también es recomendable tomar té y cuidar las bacterias buenas de los intestinos. Esto para evitar es desequilibrio intestinal o los problemas estomacales.

· Cuerpo cortado y fatiga: Según algunos estudios realizados, el 20 % de la población sufre de una pequeña sobrepoblación de bacterias, lo que indica que tenemos niveles muy elevados de bacterias malas en los intestinos, y eso se convierte en algo anormal. Aunque esto normalmente provoca inflamación y diarrea, a veces sólo se manifiesta con síntomas simples como cuerpo cortado y fatiga. Lo que comúnmente se realiza a una persona en ese caso, es una prueba de aliento, básicamente para checar los niveles de hidrógeno y de metano en la sangre. Entre el consumo de los antibióticos, que será para matar las bacterias malas, y los probióticos, para motivar el crecimiento de las buenas, estarás como nueva en unos pocos días.


Los organismos siempre tienen su forma de decirnos que algo no está marchando bien. En este caso ya conoces como relacionar algunos síntomas con las enfermedades intestinales, la cuestión es prestar mucha atención y tratarlas antes de que sean demasiado tarde.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"