Señales De Que NO Será Un Buen Esposo

Cuando las mujeres estamos comprometidas en una relación, la cual pensamos que va a durar por un largo tiempo o incluso, si fuera por nosotras, nos gustaría que durara para siempre, especialmente si las cosas van bien, entonces generalmente no nos ponemos a dudar acerca de que tal vez nuestro futuro esposo o compañero de vida, va a ser un buen esposo o no. Sin embargo, si es que ésta idea no te llena de emoción, tal vez tengas que reconsiderar tú decisión de estar con esta persona.

En algunas ocasiones, te puede pasar que puede haber mucho amor y atracción sexual en la relación, pero si dentro de ti, sientes que las cosas no están funcionando, entonces debes tratar de averiguar, si es que sientes esto, debido a que tienes miedo o es debido a que realmente crees que algo va a ir mal.

Si es que estás dudando acerca de que sea una buena decisión el dar siguiente paso en tu relación, entonces quédate leyendo esto, porque a continuación te presentamos ciertas señales, que pueden darte pistas sobre si tu futuro esposo será bueno para ti o si es que no.

1. Si tienen metas a largo plazo muy diferentes

Siempre hay que analizar si es que las metas que tiene cada uno, van a ser compatibles a largo plazo con el matrimonio, o si es que los dos van en una dirección diferente.

Hay muchas personas que tienen metas intermedias, es decir, que sus metas se pueden alinear con respecto a su relación actual. Sin duda, hay veces en que falla el alineamiento.

Por ejemplo, si ambos tienen una muy buena conexión durante lo que ha durado la universidad, pero uno de los dos quiere irse a vivir fuera del país para poder acceder a mejores opciones profesionales, entonces probablemente no lograrán permanecer en un matrimonio, ¿me explico?

En necesario que ambos miembros de la pareja, tengan una idea similar, de dónde estarán en unos años más, incluyendo familia, carreras o viajes. Por eso, es recomendable que una vez que pienses en que tu relación puede empezar a ponerse más seria, es bueno que averigües si es que tu pareja y tú, tienen metas en común o si es que no.

2. Su opinión sobre el matrimonio es negativa

Si el hombre con el que estás no quiere casarse y tú, si. Entonces puede ser un problema. Ya sea debido a que le de miedo o a otras razones, es obvio que no va a querer ser tu esposo (ni el de nadie).

Algunas veces puede pasar que las personas pueden terminar cediendo ante los deseos de su pareja, pero eso nunca quiere decir que realmente él quería casarse.

Con respecto a si sospechas que es un hombre al cual de la miedo: la monogamia, la lealtad y el compromiso. Entonces, debes comprobar antes, si es que no es uno de esos hombres que no pueden mantener una pareja por más de 6 meses. Si éste es el caso, es lógico que no va a querer casarse y, tampoco te conviene, en ningún caso, estar casada con alguien que te va a ser infiel o que no va a disfrutar del hecho de estar casado.

Tienen una impresión diferente de los hijos

Tal vez tu relación, ahora que son sólo 2, puede ser maravillosa, pero para que siempre sea así, ambos tienen que tomar la decisión de NO tener hijos nunca.

Y es necesario que con tu pareja lo discutan ANTES de casarse. Porque después, puede ser muy complicado enterarte de que no concuerdan en este tema. Y es muy difícil que parezca lo correcto ceder, en pro de seguir juntos, con un tema tan importante.

Si bien, uno para hacer que un matrimonio funcione, tiene que hacer bastantes sacrificios y ceder en algunos aspectos, pero en el tema de tener o no hijos, puede ser que lleve a tu matrimonio al fracaso, debido a que como ya se mencionó antes, es demasiado ceder en un plan así para mantener un matrimonio.

Dentro de todos los temas, éste puede ser uno de los más importantes de hablar antes de pensar en el compromiso.

Quieren vivir en lugares diferentes

Generalmente, la expectativa que se tiene con respecto al matrimonio, es la de vivir juntos en un solo lugar. Por lo que si uno quiere vivir en la ciudad y al otro, le gusta vivir en el campo, en un lugar más tranquilo, o tal vez, uno quiera vivir en un lugar frío y el otro, quiera vivir en un lugar más cálido, como es la playa, por ejemplo. En relación a lo anterior, es bueno que de antemano lo hablen y traten de ponerse de acuerdo en este punto.

A veces, estos problemas no existen en las primeras etapas de la relación, ya que, muchas veces uno se centra en disfrutar del momento, más allá de pensar en si la relación continuará hacia pasos más formales. Pero desde que empezamos a ver que la relación va más enserio, esto podría convertirse en un GRAN problema.

Lidian con las finanzas de manera distinta

El dinero es uno de los temas más comunes, y estadísticamente, sí pueden causar divorcios y rompimientos desastrosos. Por lo tanto, el dinero es un tema sensible y SUPER importante.

Casi siempre hay diferencias con respecto a cómo se manejan: el dinero, los ahorros y las deudas.

Es complejo el empezar a organizarse de a dos con respecto al dinero que cada uno obtiene a través del empleo, cuánto están acostumbrados a ahorrar y a gastar, si están acostumbrados a tener deudas, o si es que no, etc. Es bueno que tengan en cuenta que ahora las decisiones financieras los afectan a los dos, por lo tanto, es un tema que deben hablar con tranquilidad, para que se puedan poner de acuerdo con esto.

No hay que olvidar, que es un tremendo cambio, entre el poder decidir por completo sobre en qué gastas tu dinero y el tener que decidir en conjunto con otra persona. ¿Qué pasa si ésta persona está acostumbrada a ahorrar más que tú? ¿O a gastar más que tú?

Esperando que todos los puntos anteriores te hayan servido para tener una idea de qué tan buen esposo podría ser tu pareja actual, te animamos a resolver los conflictos que hayan, por medio de una comunicación profunda y que puedan llegar a acuerdos que respeten.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"