Señales de que estás teniendo éxito en tu vida, aunque creas lo contrario.

El éxito es algo bastante subjetivo, al igual que otros aspectos de interés común para la mayoría de los humanos la definición varía de persona en persona, sin embargo, podemos identificar algunos parámetros comunes que sirven de indicadores al momento de determinar el éxito en cada quien.

– Te enfocas en lo positivo: Hasta las mayores calamidades tienen un aspecto positivo, si el identificar lo positivo en cada experiencia se hace un hábito, mucho será el aprendizaje y menor el sufrimiento.

– Tienes personas a tu alrededor con las que puedes contar y confiar: Tu entorno habla de ti, de lo que prefieres, de lo que atraes, si tienes un buen equipo alrededor, es sencillamente porque te lo mereces.
– Las quejas no son parte de tus más frecuentes manifestaciones: Preferir ser proactivo, colaborar en la solución en lugar de quejarse es la mejor forma de ser útil y de modificar positivamente lo que no cuadra desde nuestra perspectiva.
– Admiras las cualidades de los demás: Puedes ver en los demás sus talentos, sin que eso te haga sentir inferior.
Te alejas de lo que te robe la energía: Es de sabios no permanecer en sitios donde su energía se drene. Saber cerrar ciclos, poner distancia y hasta ignorar, son respuestas que pueden cargar mucho amor propio.

– Celebras y te alegras sinceramente por las cosas buenas que le ocurren a los demás: Celebrar triunfos ajenos es una característica de quienes poseen grandeza de espíritu, que no se sienten amenazados por el brillo de los demás, no dudan de sus capacidades e inclusive se sienten mucho más cómodos cuando a su alrededor todos brillan.

– Estás dispuesto a aprender y reconoces cuándo necesitas más conocimiento o destreza: La humildad al reconocer limitaciones y posibilidades de mejora, abre paso a grandes oportunidades de crecimiento.
– No te sientes derrotado, aunque caigas, te sientes capaz de levantarte: La resiliencia, esa capacidad de sobreponerse a las adversidades es un elemento súper valioso cuando la constancia, la paciencia y el empuje son necesarios para alcanzar los objetivos.
– No dependes de los demás: No se trata de ser prepotentes, sino de ser conscientes de lo que cada uno puede proveerse a sí mismos, sin tener que depender de alguien más.
Colocas límites a las personas que restan en tu vida: Lo que permitimos en nuestras vidas es solo nuestra responsabilidad, incluyendo a las personas que entran en ella, si alguien no aporta, sino por el contrario, resta, resulta necesario limitar el alcance que tiene en nuestras vidas, tomando las medidas necesarias.

– Te consideras el creador de tu vida: Cada uno de nosotros es el creador de nuestras vidas, con lo que nos gusta y con lo que no, el estar conscientes de ello nos ayuda a ser más responsables y a administrar mejor ese poder.

– Identificas más motivos para sonreír, que para lamentarte: Millones de motivos podemos encontrar a diario para estar tristes, para lamentarnos, para sentirnos miserables, pero si lo que se escoge es seleccionar las cosas que le dan luz a nuestras vidas, siempre habrá un motivo para sonreír.
– Evitas juzgar y criticar a los demás: Cada quien está en su proceso personal y entender y respetar a los demás es vital, de cualquier manera todos estamos haciendo lo mejor que podemos con los recursos que tenemos.
– Buscas acercarte cada día un poco más a donde quieres estar: Un solo paso ya te acerca un poco más, el quedarte estático o ir en otra dirección no sirve de mucho cuando sabiendo a donde queremos llegar, nos distraemos.

– Te consideras feliz: Esa condición tan buscada y tan interpretada, el hecho de sentirse feliz, independientemente de que no tengamos muy claro lo que ello significa, ya es una ganancia… Muchas veces se tienen vidas aparentemente maravillosas y reina la insatisfacción, mientras que en el otro extremo se pueden apreciar vidas quizás alejadas de los parámetros de éxito donde predomina la armonía, la paz, la fe y eso, sin duda se acerca mucho a lo que debe ser la felicidad.

– Quizás no has llegado a donde te gustaría, pero vas por buen camino si logras identificar en esta lista lo que concuerda con tu manera de llevar la vida. Continua así y sigue disfrutando del camino.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"