Señales contundentes de que estás tratando con una mala persona

Muchas veces nuestra inocencia nos hace creer que sabemos ciertas cosas cuando en realidad es todo lo contrario. En este caso la maldad, creemos saber reconocerla, pero no es así, la persona con maldad es muy inteligente y sabe persuadir. Aunque queramos ver el bien en todas las personas, sacar lo mejor de ellas hay quienes nacieron para sacar ese lado siniestro aun cuando no deberían. ¿Por qué? Porque todos somos iguales y no debemos hacernos daños a nosotros mismos sino apoyarnos, ayudarnos. Lamentablemente, la historia a veces es otra y cada día lo que hacemos es hacernos más daño. Para no irnos tan lejos haremos énfasis en esas personas que les da un morbo inmenso hacer cualquier tipo de maldad, los llena, los hace sentir vivos, lo disfrutan con tanto vigor que es absurdo no temerles a estas personas que pueden ser capaces de absolutamente todo. Si no haces lo que piden te manipularán, utilizarán, lastimarán por no haberlos satisfecho en su petición.

¿Cómo podemos estar seguros de que una persona es buena, mala o finge ser buena cuando la realidad es que es la peor persona con la que podamos coincidir? ¿Cómo podemos saberlo?

Aquí están las señales

1.- Niegan la realidad: Ven las cosas de una manera retorcida y conocen una verdad que está muy lejos de la realidad. No importa si son confrontados con hechos, ellos negarán toda realidad que no les convenga o que delate su naturaleza verdadera.

2.- Acontecimientos Retorcidos: Tienen una gran capacidad de tergiversar cualquier hecho que se les presente. Todo lo llevan fuera de contexto para crear acontecimientos alternativos para cumplir su propósito final. Son muy convincentes.

3.- Retención de información: Si en algún momento se llegan a sentir acorralados están dispuestos a ocultar todo tipo de información. La única manera de que lleguen a decir la verdad de sus hechos es que estén realmente contra la espada y la pared, pero normalmente siempre saben cómo salir de los problemas. Te manipulan y luego te hacen sentir culpable por no confiar en ellos. Ahí todo vuelve a su control.

4.- Mienten: Suelen envenenarte la mente de cosas que son totalmente falsas, te crean enemigos, buscan cualquier conocimiento que tengan de ti para manipularte y hacerte creer que todo lo que dicen es la verdad absoluta. Tienen cierto poder en hacer que sus palabras sean agua bendita y sus mentiras no se nos hacen difícil de creer.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"