Seis consejos para fomentar la solidaridad en los niños.

En los últimos sucesos acaecidos en nuestro país, hemos demostrado solidaridad y empatía con las zonas damnificadas por las fuertes lluvias, y a su vez un mal entendimiento sobre ello. Podemos los peruanos responder ¿qué entendemos por solidaridad?, ¿cuándo se dice que una persona es solidaria? y ¿cómo se forma la solidaridad en los niños?

Hortensia Dreyfus, docente de Psicología de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP), señala que la solidaridad es un valor, tal vez uno de los más importantes del ser humano, que se podría definir de muchas formas, pero todas tienen un común denominador que es, según Martinez-Otero, esa “toma de conciencia de las necesidades de los demás y el deseo de contribuir y de colaborar para su satisfacción”.

Para fomentar la solidaridad en los niños te recomendamos seguir estos consejos que harán de los pequeño grandes personas en el futuro ¡toma nota!

1-  Ver a las demás personas como son solidarios con otras.

Hay que tratar de que nuestros hijos e hijas pueden ver cómo, en momentos de necesidad, somos solidarios con nuestra propia familia y amigos, pero también con los vecinos a través de la ayuda, la colaboración o compartiendo con ellos.

2-  Realizar favores para la familia

También podemos decirle, “el sábado vamos a preparar un budín para la tía que está enferma”. Con estas acciones, no solo estamos fomentando la solidaridad, si no, estamos favoreciendo la empatía, el ponerse en el lugar del otro, una de las habilidades sociales más importantes, y al ponerse en el lugar del otro, entenderán más fácilmente la importancia de su ayuda cuando es realmente necesaria.

3-  No mostrar valores negativos delante de los niños

Tratemos de evitar tener gestos, actitudes y conductas egoístas, cómodas o intolerantes delante de los niños.

4-  Regalar las cosas que ya no necesite

En un artículo para “Guía Infantil”, nos dice que se puede empezar también con acciones tan sencillas, para que el niño tenga la oportunidad de ayudar a los demás, como por ejemplo, se le puede decir: “has crecido, ya no te queda la ropa, vamos a regalársela a algún niño que la necesite, que puede ser también su primo o prima, o puede también que regale un juguete en buen estado. Pero, ojo, los padres tienen que ser conscientes de que no van a poder transmitir a sus hijos los valores que ellos no tienen o de los cuales carecen.

5-  Mostrar ejemplos de personas solidarias

Se les puede mostrar ejemplos de personas que son solidarias, o personajes famosos que ayudan a través de fundaciones y los logros que obtienen con su labor o de instituciones que apoyan a determinados grupos, como la infancia, los ancianos, los animales, por ejemplo.

6-  Darles responsabilidades

Ir dándoles responsabilidades, de acuerdo a su edad. Esto se puede inculcar desde muy pequeños, ya que, a partir de los 2 años de edad, los niños pueden ser capaces de adquirir conductas como el compartir, asistir, colaborar, ayudar, etc. Ese es un buen momento para empezar.

La importancia de la solidaridad en los niños

La solidaridad en los niños es uno de los valores más importantes que podemos enseñar y reforzar, pues es en la infancia donde puede echar sus raíces más profundas. La solidaridad tiene que ver con dar, con entregar, con reconocer una lógica, aquella que dice que lo que tenemos dobla su valor cuando lo compartimos con alguien que lo necesita.
Es importante que los niños interioricen los llamados “valores transversales”, como la solidaridad. Se reconocen con este nombre porque su existencia o carencia se puede reconocer en multitud de circunstancias. Así, a pesar de la disociación que se pueda producir entre diferentes aspectos de nuestra cotidianidad, podemos decir que sobreviven a través de estos compartimentos.

No hay que olvidar que los niños encuentran en cada experiencia un lugar de formación. No obstante, su capacidad mental se va desarrollando poco a poco, así que no están preparados para soportar ciertas cargas por sí solos. Sin embargo, con el uso de la solidaridad, todo será más sencillo para los pequeños, que compartirán la responsabilidad para que sea menos pesada.

“La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"