Se tatuó la carta de su abuela, “Ella dice que es el mejor recuerdo que tiene de mí”

El brasileño Leonardo Martins, de 19 años, ha vivido toda su vida con su abuela Lurdes, de 85 años. Hace un mes le diagnosticaron Alzhéimer, y su nieto decidió hacerle un homenaje: se tatuó la carta que la abuela le escribió cuando cumplió 18 años y entró en la universidad.

El 8 de agosto publicó en Facebook un texto sobre cómo les ha afectado la enfermedad, que ha superado los 135.000 compartidos en tres días. Junto al texto, compartía una fotografía de la carta de su abuela, otra de su tatuaje, y un vídeo de la reacción de la anciana al verlo.


Lurdes contaba en la carta a su nieto lo que ocurrió cuando le llevó a un estudio fotográfico en su primer cumpleaños, relata el periódico El País.

Según explica, él estaba muy serio hasta que ella empezó a aplaudirle y sonreír, y el niño la imitó. “Ella dice que es el mejor recuerdo que tiene de mí, por eso la carta es tan importante. Tenía miedo de perder ese recuerdo, pero ahora lo llevo conmigo a todas partes”, cuenta Martins.

El joven no tenía claro si a Lurdes le gustaría su homenaje, ya que a ella no le gustan los tatuajes. No fue así: en el vídeo del momento en el que se lo muestra–que ha superado los 10 millones de reproducciones– se ve cómo la anciana se emociona y agradece el gesto. “Oh, Dios mío. No me lo creo. Te quiero mucho”, le dice entre lágrimas y con una sonrisa antes de abrazarlo.

Leonardo Martins 发布于 2017年8月7日

Martins reconoce que le costó aceptar la enfermedad de su abuela. “Veía las señales, pero pensaba: ‘No puede ser Alzhéimer’. Tenía miedo”.
Las señales empezaron cuando ella dejó de recordar su edad, se encontraba triste y se olvidaba de la hora de tomar sus pastillas.

El diagnóstico ha cambiado la vida de Lurdes y de su familia. “Después de 18 años, ha decidido dejar mi casa y volver a su primer piso, con una tía. El cambio ha sido muy duro, pero voy a verla todos los días”, cuenta Martins. “Creo que la enfermedad ha sido una llamada de atención para recordarme que he de disfrutar al máximo de la mejor persona que he conocido nunca”.

En los más de 50.000 comentarios de la publicación, otros usuarios comparten sus propias historias de convivencia con personas con Alzhéimer.

Una amiga de Martins cuenta que, tras ver el post, llamó a su abuela para pedirle perdón después de años sin hablarse. Martins espera que su publicación sirva para que la gente se percate de la importancia de disfrutar de sus mayores. “Ojalá que gracias a esto algunas personas simplemente saquen tiempo para llamar y saludar a sus abuelos”.

Carta de Lurdes a Leonardo por su 18 cumpleaños

Querido Leo,

Cómo me gusta recordarte pequeñito, sonriendo para mí.

Cuando cumpliste un añito, fue difícil hacerte sonreír. Pero de repente sonreíste y aplaudiste.

Qué cosa es la vida, ¿no? Hoy te veo terminar el colegio y entrar en la universidad. Qué alegría para mí.

Que Dios te ilumine.

Besos de la abuela Lurdes, que te quiere mucho.

Enhorabuena.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"