¿Sabes qué tipo de olor tiene tu zona íntima cuando está en peligro?

Es de suma importancia que prestes especial atención a cualquier cambio que identifiques en esta zona de tu cuerpo por más mínimo que sea.

Una de las partes más delicadas de tu cuerpo es tu zona íntima y como tal, debe ser tratada con un cuidado especial, mucho más que otras zonas. Es importante que mantengas mucha atención en la higiene que le prestas para que no se creen bacterias nocivas que pueden ocasionar infecciones y olor desagradable en la zona. Aunque una vagina sana tiene bacterias, las enfermedades o situaciones que te producen el olor desagradable ocurren si el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias que están en la vagina se ve alterado.

Hoy te damos a conocer todo aquello que debes saber acerca de los diferentes tipos de olores que expide la vagina cuando tiene algún tipo de infección.

OLOR VAGINAL NORMAL

Como reza el famoso dicho “Somos lo que comemos”, al parecer nuestra vagina también huele a eso que comemos. Varias mujeres mencionan que cuando comían cebolla o ajo su vulva adquiría similar aroma. Eso es totalmente normal, pues se trata simplemente de secreciones del cuerpo. Aunque puede que parte del olor proceda del flujo vaginal, el aroma a cebolla o a ajo pueden proceder también de la uretra, ya que ese tipo de alimentos hacen que la orina también huela así.



Normalmente la vagina tiene un olor particular, eso se debe a que la zona donde se encuentra está totalmente aislada de todo tipo de ventilación. La ginecóloga brasileña Flavia Fairbanks,a firma que la región íntima de la mujer puede liberar una fragancia ligeramente ácida. Esto se debe a que las bacterias de la vulva y la vagina son principalmente de tipo Lactobacillus, las que producen ácido láctico.

Al igual que el estómago y la boca, la vagina alberga una cantidad enorme de bacterias, y a estas se las denominan flora vaginal, o microbiota vaginal. La función de la flora vaginal es mantener el pH de la vagina en un nivel de 4.5, o sea, ligeramente ácido, por ese motivo es probable que tu vagina tenga un ligero olor agrio y también es muy probable que emita un ligero olor a rancio a causa del sudor que se acumula en los recovecos y hendiduras del cuerpo humano, pero ninguno de estos aromas debería destacar sobre los demás. Especialistas afirman que las vaginas deberían poder olerse a unos 30 cm de distancia.

OLORES PELIGROSOS

A veces que sólo sea cuestión de higiene, pero de la higiene de nuestros conceptos preconcebidas y de las falsas ideas a las que hemos sido sometidos. La gente suele imaginar una vagina como un reducto de gérmenes al que lavando con mucha dedicación puedes hacer que de ella desaparezca cualquier olor desagradable o lubricación.

En algún momento podrás percibir que los aromas de tu vagina se vuelven más intensos y anormales, esa es una clara señal que tu cuerpo te está enviando para alertarte de que algo no está marchando bien. Si de pronto el aroma se vuelve más fuerte, es posible que estés tratando con algún tipo de infección vaginal. El olor es más pronunciado debido al cambio de la secreción, que se hace más fuerte para luchar contra el agente invasor, lo que da lugar también a flujos más espesos y con color amarillento o verdoso. También puede generar picor o ardor en la zona, causando en ocasiones dolor al orinar.

El típico olor a pescado puede ser una señal de que padeces Vaginosis Bacteriana, a veces también llama “VB”, una infección la cual es causada por la bacteria Gardnerella vaginalis, que es el tipo de bacteria más común en la vagina. Ocurre cuando se pierde el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias saludables que están en la vagina y estas proliferan. Debes ser cuidadosa con las duchas vaginales o el uso de desodorantes vaginales y otros productos irritantes porque cualquier factor que modifique el pH de la vagina puede interferir en los niveles de las bacterias y generar una infección.

La vaginosis bacteriana no es una enfermedad de transmisión sexual, pero tener relaciones sexuales sin protección puede aumentar el riesgo de contraer esta infección o cualquier otra infección. Además, a veces las relaciones sexuales pueden llevar a padecer de esta infección si la composición química natural presente en los genitales de tu pareja altera el equilibrio de la vagina.

A veces los síntomas van y vienen, o son tan leves que uno no los percibe.

El principal síntoma de la vaginosis bacteriana es la descarga de un flujo vaginal delgado y abundante, con fuerte olor a pescado. El flujo puede ser de color blanco, de un gris apagado, verdoso o espumoso. El olor a pescado suele ser más notorio después de tener sexo vaginal.

Si Percibes anomalías en tus flujos vaginales o modificación en su aroma, lo recomendable es que acudas a tu ginecólogo lo antes posible. Él podrá indicarte cuál es la solución para tratar tu problema. Recuerda cuidarte durante tus relaciones sexuales, mantener una buena higiene y brindar el cuidado necesario a tu zona íntima.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"