¿Sabes cuales son los síntomas del ácido úrico elevado?

La hiperuricemia es el nombre que recibe el hecho de tener el nivel de ácido úrico alto en sangre. Esta sustancia química es segregada un 70% por nuestro cuerpo y aportada por los alimentos que ingerimos en un 30%. Su exceso se convierte en cristales que se acumulan en las articulaciones y generan dolor.

Las personas que la padecen en muchas ocasiones no se dan cuenta hasta que el médico observa en los análisis de sangre que el nivel de ácido úrico supera los valores normales, pero a veces sí que hay signos que pueden indicarte que tienes ácido úrico alto. Hay dos señales que siempre evidencian de forma fácil esta condición: la gota y las piedras en los riñones.

Los síntomas principales que pueden evidenciar un exceso de ácido úrico en sangre son:

– Dolor en las rodillas y en el dedo gordo del pie.

– Dolor fuerte e inflamación en otras articulaciones
– Piedras en el riñón
– Problemas para orinar
– Fiebre
– Escalofríos

– Fatiga
– Tofos o bultos duros en las articulaciones
Los denominados tofos llegan a producirse cuando el problema de la hiperuricemia no se trata o no se trata correctamente y este se va agravando hasta llegar a crear estos bultos duros entre otros problemas secundarios.

Recomendaciones de dieta y alimentación para bajar sus niveles:

Los alimentos con gran contenido de fibra reducen y favorecen la absorción del ácido úrico en el intestino si los niveles en sangre son leves. Los alimentos con mayor aporte de fibra son:

– Avena

– Espinaca
– Brócoli
– Alimentos con gran contenido de antioxidantes: arándanos, tomates, uvas, acelgas.
Se recomienda agregar cereales integrales y evitar carbohidratos refinados como: el pan blanco, dulces, caramelos. Son alimentos que no presentan nutrientes.
Los alimentos que deben evitarse son:

– Grasas trans

– Azúcar
– Alcohol
– Las grasas aumentan los triglicéridos, que se depositan en las arterias, puede provocar un infarto.
Los productos de pastelería y de panadería ya tienen un alto contenido de grasas saturadas, tampoco son recomendables.

Lo que debes tener en cuenta:

– Evitar abusar de la sal para evitar la retención de líquidos.
– Llevar una dieta a base de frutas y verduras.

– Reducir el consumo de carnes rojas y embutidos.
– Evitar el consumo de alcohol.
– Practicar ejercicio físico regular trae beneficios para la salud y evita problemas de articulaciones.
– Mantener nuestro peso estable para evitar sobrepeso u obesidad.

– Aumentar la ingesta de líquidos, sobre todo agua.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"