Renovar la intimidad después del parto.

Una pregunta que todas las parejas se hacen después de tener hijos es ¿cómo se renueva la intimidad después del parto?  El hecho de tener un bebé puede producir variaciones en nuestro modo de compartir la sexualidad con la pareja. Más aún si hubieron dificultades o desgarros durante el parto.

Luego de haber dado a luz, una mujer experimenta cambios psicológicos, físicos y hormonales. Estas variaciones obligan al hombre a tener que adaptarse a esa situación. Un síntoma común en la mujer es el dolor a la hora de hacer el amor; si tuvo un parto natural, en la zona de los genitales y si fue por cesárea, en la zona del vientre.

Consecuencias psicológicas y agotamiento

Existen cambios que puede experimentar la mujer en su manera de pensar, principalmente porque se ha convertido en mamá y eso tendrá repercusiones en su vida sexual, de repente pueden empezar a surgir los miedos y las dudas.

Una mamá es consciente del dolor por el que puede pasar si se llegara a lastimar durante el acto sexual, eso en cierta forma produce un temor y hasta apaga el apetito de hacer el amor. La zona genital puede quedar dolorida, si durante el parto natural hubo que recurrir a realizar incisiones ,su cicatrización tarda meses.

Muchas veces decimos que la sexualidad se localiza en los genitales, pero contrario a eso, es más acertado decir que se encuentra en el cerebro. Esta afirmación tiene que ver con el cansancio mental.

Una mujer que haya dado a luz, debe reorganizar sus ideas y principalmente, el tiempo. Las horas que eran dedicadas casi con exclusividad a la pareja, con la llegada del nuevo miembro de la familia, deben sufrir modificaciones muy drasticas.
Atender a un bebe, y más en esta etapa, hace que la mente esté mayormente ocupada en su cuidado. Eso acrecienta el estrés y hace que disminuya el deseo de erotismo, esto sucede también de manera temporal.

Se manifiestan los cambios físicos

A parte de lo emocional, la parte física de la mamá también se ve alterada. Poco tiempo después del parto pueden notarse zonas muy sensibles. Un consejo útil para aliviar esos lugares, es masajeando con aceite de rosa mosqueta, su aplicación puede realizarse una o dos veces al día.

Luego del parto, es normal que se pierda el tono muscular, produciendo flacidez en muchas partes del cuerpo y, tanto el hombre como la mujer, pueden sentir menos placer durante el acto sexual, lo que no significa que haya ausencia de atracción.
También es es normal re descubrir una nueva silueta, que si bien poco a poco y con voluntad puede retornar a lo que era antes del embarazo mientras puede generar cierto pudor e inseguridad en las madres recientes, al no sentirse tan atractivas.

¿Cómo manejar el acto sexual?

Es común que los médicos recomienden un tiempo de abstinencia considerando el trauma que sufre el cuerpo de la mujer durante el parto natural, especialmente si hubo desgarro vaginal (conocido como desgarro perineal). Otros profesionales de la salud, sin embargo, sugieren retomar la actividad sexual cuando crean que es el momento adecuado y sin plazos impuestos, todos debe ir fluyendo de manera natural, la comprensión del hombre es fundamental en acompañar a la mujer y volver a reinventarse como pareja.

La etapa que viene después del parto deja al cuerpo en un estado sensible o podriamos decir especial para tener relaciones sexuales. Sin embargo, la pareja puede solucionar ese inconveniente utilizando otros métodos, por supuesto el hombre adaptándose a la necesidad de su pareja y teniendo en cuenta algunos puntos primordiales como:

Esperar el momento adecuado

Tanto si el parto es natural como si el bebé nace mediante una cesárea, los órganos de la mujer tardarán algún tiempo en volver a su estado normal.

Aceptar los cambios físicos

El cuerpo de la madre ha sufrido cambios en los últimos meses y es necesario que tanto el hombre como la mujer se acostumbren. Puedes comprarte ropa bonita, un buen perfume, lo que sea que aporte en la sensación de seguridad de la mujer.

Ejercicios para fortalecer

Los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura pélvica facilitarán las relaciones sexuales después del parto.

Expectativas moderadas

Al retomar las actividades sexuales es probable que la mujer tenga dolor y que la pareja esté distraída pensando en si el bebé estará bien o con demasiadas expectativas. Sean pacientes y vayan poco a poco hasta que vuelvan a sentirse cómodos

Lubricantes

Después del parto es probable que la zona genital femenina no lubrique igual debido al nivel de los estrógenos. Esta circunstancia será más visible si la mujer está dando de mamar regularmente. Se recomienda el uso de lubricantes de ser necesario.

Cambios en el orgasmo femenino

A raíz del parto, el orgasmo de la mujer o la forma en la que lo alcanzaba ha podido cambiar y lo que antes funcionaba, ahora no. Es recomendable tratar el tema con confianza con la pareja.

Y por último estén listos para que el bebé interrumpa sus primeras incursiones en la intimidad. ¡Ya sea a la hora de la siesta o a media noche, asuman que el bebé se despertará llorando exactamente en el momento menos adecuado!

Pero no permitan que esto les impida buscar otro momento para hacer el amor. ¡Bienvenidos al mundo de la paternidad!

Fuente: Sexo después del bebé:¿qué cambia para la mujer?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"